Home » Recetas » Primeros » Verduras »

Acelgas en adobillo

2 November 2009 4 Comments Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo
acelgas-en-adobillo-002Entre multitud de cosas horribles, la Sección Femenina tuvo algún acierto notable. Esta institución falangista, que durante la dictadura machacó a las mujeres con los conceptos de “educación” y “moralidad” más rancios que podamos imaginar, también fue responsable de un magnífico libro culinario: el Manual de cocina.
Esta obra enseñó a cocinar a media España, a través de recetas tradicionales muy bien explicadas. El libro incluye 30 minutas (menús) sencillas de comida y cena para cada estación, más un montón de preparados básicos o platos más complicados. En estos tiempos de espumas y deconstrucciones, el sentido común que desprenden sus propuestas suena a gloria bendita.

Por todo eso, el otro día recurrí al Manual de cocina para enfrentarme a unas acelgas. No tenía mucho más en la nevera, pero me aburría un poco ponerlas con el típico rehogado de ajo. El Manual, como siempre, me solucionó la vida con una receta tan simple como deliciosa: unas sobresalientes acelgas en adobillo de pimentón con huevo cocido. Ésta es la versión adaptada a los tiempos modernos que hice.

Dificultad

Para recién salidas de la posguerra.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 1 kilo de acelgas
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 1 rebanada de pan de molde (o equivalente en miga en pan normal)
  • 2 dientes de ajo
  • 6 cucharadas de aceite
  • 2 cucharadas de vinagre
  • Sal y pimienta negra en grano

Preparación

Cocer el huevo en agua hirviendo durante diez minutos. Sacar, pasar por agua fría, pelar y reservar.

Poner agua abundante a hervir con mucha sal en una cazuela grande. Separar con un cuchillo las pencas de las hojas de las acelgas, y lavar bien todo. Cocer primero las pencas unos cinco minutos. Añadir las hojas y cocer dos o tres minutos más, hasta que esté todo tierno pero no blandurrio. Sacar y poner en agua muy fría para cortar la cocción.

Pelar los ajos y cortarlos en láminas verticales grandes. Poner el aceite en una sartén dorarlos a fuego suave. Retirar del fuego y añadir el pimentón, el vinagre y las acelgas bien escurridas.

En un mortero, majar dos o tres granos de pimienta y la miga del pan mojada y escurrida. Disolver la pasta con un chorrito de agua y echarlo sobre las acelgas. Mezclar y cocer a fuego vivo hasta que el líquido evapore (un par de minutos o menos). Rectificar de sal y servir con el huevo cocido picado por encima.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

4 Comments »

  • sara said:

    Libro de cabecera!

  • Patata said:

    Yo vivo en plena posguerra, ésta cae esta semana sí o sí! :D Y ese libro, por cierto, tiene una pinta excelente…

  • Cecilia said:

    Prepararé las acelgas.
    Una de las cosas que más me gustan de este libro es que las minutas que animan a cocinar con las estaciones. ¡En estos tiempos en que hay fresas en febrero!

  • Receta de cocina de filetes de huerta | Ondakin said:

    [...] y reservar la parte verde para otras preparaciones (se pueden tomar rehogadas con aceite y ajo, en adobillo, o con patatas fritas y [...]