Home » Recetas » Primeros » Verduras »

Espinacas con piñones, queso feta y limón

23 October 2009 3 Comments Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo

espinacas feta pinonesFoto: Ainhoa Gomà

Una de las mejores cosas del otoño es que las espinacas locales vuelven a los mercados. Las congeladas pueden servir para ciertos platos… pero no saben como las frescas. Éstas brillan especialmente en las preparaciones sencillas, las más difíciles de disfrazar.

Las claves de este plato son claras: cocer poco las espinacas, comprar feta griego de verdad (nada de guarrerías danesas o alemanas), tostar los piñones para que salga su aroma y madurar el ajo en el aliño de limón. Siguiendo estas sencillas pautas, conseguiremos un plato de verduras sobresaliente y supersano, que se puede tomar como aperitivo, como primero o como acompañamiento de un pescado al horno, por ejemplo.

Dificultad

Inexistente

Ingredientes

Para cuatro personas

  • 1 kilo de espinacas frescas
  • 150 gr. de queso feta griego
  • 50 gr. de piñones
  • 1 diente de ajo
  • 2 limones
  • 8 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra

Preparación

Preparar el aliño mezclando el aceite, 2 cucharadas de zumo de limón, la sal, la pimienta y el diente de ajo partido en dos en un bote de cristal. Dejar madurar al menos una hora.

Poner a hervir agua abundante con mucha sal en una cazuela grande. Cocer las espinacas 2 o 3 minutos, y ponerlas en agua muy fría para cortar la cocción. Escurrir bien, aplastándolas un poco con la mano, y reservar sobre papel de cocina.

Tostar los piñones en una sartén con un poco de aceite, hasta que estén dorados, con cuidado de que no se quemen.

Volver a escurrir las espinacas aplastándolas un poco, y ponerlas en una fuente. Agitar fuerte el bote en el que tenemos el aliño hasta que emulsione (se convierta en un líquido amarillo homogéneo). Verter sobre las espinacas y desechar los ajos. Mezclar bien para que se empapen del líquido. Probar y corregir de sal y de pimienta.

Espolvorear el queso feta desmigándolo sobre las espinacas. Hacer lo mismo con los piñones y su aceite. Un chorrito mínimo de aceite extra sobre el feta, y servir con cuatro cuartos de limón por si alguien quiere ponerse más.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

3 Comments »

  • sara said:

    Estupenda receta, yo la haré sin quesito :)
    Las espinacas también quedan muy ricas y verdes sin cocerlas, hechas en una sarten con poco aceite (=¿rehogadas?). eso si, echas una montaña de espinacas y te queda para un platito de café.

  • maria said:

    La receta está estupenda. Doy fe!

  • Receta de cocina de salteado de col, garbanzos y butifarra | Ondakin said:

    [...] de tanta ensalada pija y tanta verdurita aliñada, me apetecía hacer un plato bien contundente. Así que aprovechando una col orgánica que mis [...]