Home » Recetas » Postres »

Flan de queso con mermelada de tomate

8 October 2009 3 Comments Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo
flan queso mermelada tomateDe todos los flanes del universo, el de queso siempre ha sido mi favorito. Menos dulzón y más cremoso que el de huevo, resulta irresisitible para los que no son demasiado golosos pero sienten pasión por los lácteos.

Mi flan está basado en el de Paco Torreblanca. Más concretamente, en una receta de su libro La cocina dulce. He triplicado el tiempo de cocción, porque con los 12 minutos que recomienda el repostero, o los que le han escrito el libro, todo lo que obtuve fue un ponche de huevo bastante asqueroso. O es un error, o es que Paco tiene un horno supersónico.

También he aumentado el limón y reducido la vainilla en la mermelada, para que resulte menos empalagosa.

Si no tienes tiempo o no te apetece hacer la mermelada, este flan se puede tomar solo perfectamente, o con la mermelada comprada que más te guste. Quedan mejor las que tienen un deje ácido, como la de albaricoque o las de frutos rojos.

Dificultad

Baja

Ingredientes

Para 6 personas

Flan de queso

  • 250 ml. de leche entera
  • 250 ml. de nata
  • 2 huevos
  • 4 yemas
  • 100 gr. de azúcar
  • 200 gr. de requesón
  • 200 gr. de queso cremoso, tipo Philadelphia

Mermelada de tomate

  • 1/2 kilo de tomates maduros
  • 100 gr. de azúcar
  • 1/2 rama de vainilla
  • 1/2 limón

Preparación

Precalentar el horno a 120 grados.

Pelar los tomates, despepitarlos y picarlos en trozos grandes. Ponerlos en un cazo con el azúcar, la ralladura del limón y un chorrito de su jugo, y la vaina de vainilla cortada longitudinalmente en dos. Cocer a fuego lento hasta obtener una textura de mermelada, teniendo en cuenta que al enfriarse espesará un poco. Sacar la vainilla y dejar enfriar.

Calentar un poco la leche y la nata en un cazo, sin que lleguen a quemar. Mezclar con los huevos, las yemas, el requesón, el queso y el azúcar y triturar con la batidora o en un robot de cocina durante 5 minutos. Tiene que quedar un líquido homogéneo, sin rastro de trozos de queso.

Repartir la mezcla en 6 ramequines, vasos de cristal grueso o flaneras individuales. Meterlos en el horno dentro de una fuente grande con dos dedos de agua, para que se hagan al baño maría. Cocer entre 30 y 40 minutos.

Para comprobar si están hechos, sacarlos del horno y pincharlos con una aguja gruesa o cuchillo. Si sale limpio, es que están.

Servir los flanes fríos y cubiertos con la mermelada de tomate.

Foto: Ainhoa Gomà

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

3 Comments »

  • isa said:

    muy buena la receta,me ha llamado la atención la mermelada,pues me trae recuerdos de la que hacía mi madre.

  • Blanca said:

    Ondakín, me llaman mucho la atención las proporciones de la mermelada. ¿Te ha salido una textura de mermelada con tan poco azúcar y con la escasa pectina que tiene el tomate? Qué gozada, yo también soy poco golosa, muy tomatera en cambio, y me encantaría conseguir un resultado tan denso y con tanta proporción de tomate. Me imagino que estaría horas al fuego.

  • mikel said:

    Pues sí, sale con bastante textura de mermelada, no muy espesa, pero suficiente. Hace falta paciencia, desde luego, porque tarda. Eso sí, necesitas tomates buenos, carnosos y maduros, por lo que te desaconsejo totalmente que lo hagas en esta época del año, en la que son una mierda. A no ser que tengas embotados o puedas conseguirlos buenos, claro…