Home » Recetas » Primeros » Sopas »

Sopa de cebolla, tomillo y huevo escalfado

28 September 2009 4 Comments Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo
sopa cebolla tomillo huevo escalfadoUna de las cosas que más me gusta de la cocina es lo democrática que llega a ser. O mejor dicho, igualitaria. Un plato barato, hecho con materiales humildes, puede superar en muchísimas ocasiones a otros mil veces más pijos.

No digo que un besugo de primera, un solomillo o unas tostaditas con caviar no sean una delicia. Pero igual lo son unos buenos puerros a la vinagreta, un gazpacho, una tortilla de patatas o una tarta de cebolla, siempre que estén cocinados con acierto.

La sopa de hoy es una de las más pobretonas que existen. Pero para mí, no tiene rival. Hay algo sobrenatural en esa mezcla tan francesa de la mantequilla, el caldo de pollo y la cebolla bien pochada. La guinda, en mi opinión, la pone el tomillo infusionado, una inteligente aportación que aprendí en la Escuela Hofmann.

Dificultad

Mínima, salvo el escalfado del huevo.

Ingredientes

Para 6 personas

  • 750 gr. de cebolla
  • 100 gr. de mantequilla
  • 1,5 litros de caldo de pollo
  • 4 ramitas de tomillo fresco
  • 6 huevos
  • Vinagre blanco
  • Sal

Preparación

Sacar los huevos de la nevera para que estén a temperatura ambiente. Picar la cebolla en tiras finas.

Rehogar la cebolla con la mantequilla a fuego suave en una cazuela grande, hasta que pierda todo su jugo y se deshaga en la boca (unos 30-40 minutos). Añadir el caldo y cocer una hora.

Triturar con batidora, añadir el tomillo y tapar para que infusione.

Hay dos formas de hacer los huevos escalfados. La clásica y algo difícil: preparar un bol con agua fría. Poner agua a hervir en un cazo pequeño con un chorrito de vinagre. Cascar el huevo en un bol, y echarlo con cuidado en un lado del cazo, inclinándolo un poquito para que no se desparrame. Esperar un poco a que se haga la parte exterior, y darle la vuelta suavemente con una cuchara para que se haga por todos los lados. La cocción tarda unos 3-4 minutos. Sacar y sumergirlo en el agua fría del bol.

También se pueden hacer con film: cubrir un bol pequeño con film, untarlo con aceite, poner el huevo, y hacer una bolsita con el plástico atando los extremos del mismo. Cocer en agua hirviendo unos 4 minutos, y parar la cocción sumergiéndolo en agua fría.

Cuando se vaya a servir, sacar el tomillo de la sopa. Poner los huevos en cada bol o plato y cubrirlos con la sopa. Se puede decorar con una ramita de tomillo, y añadir también una tostada de pan ligeramente frotada con un ajo.

Foto: Ainhoa Gomà

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

4 Comments »

  • sara said:

    no entiendo bien lo del huevo escalfado en film…me siento fatal…

  • mikel said:

    A ver, es fácil: cortas un trozo de film y lo pones sobre un cuenco o un bol pequeño, de forma que sobre bastante por todos los lados. Le echas unas gotas de aceite en la zona del plástico que está sobre el bol(esto es para que no se pegue). Lo distribuyes con el dedito. Luego cascas el huevo y lo echas encima del plástico engrasado. Finalmente, unes los extremos del film y los enrollas un poco, para que quede como una bolsita de plástico con el huevo dentro.

  • sara said:

    Te faltó escribir “a ver, tontita”, jajaja
    Hasta ahí entendía, pero luego ¿lo echas tal cual en el agua hirviendo? ¿cómo lo sacas, con una caña de pescar o añades agua fría y con las manitas? (uy, me ha venido a la mente una secuencia de peli no exactamente gastronómica, cuando la replicante Trix mete la mano en el hervidor de huevos en Blade Runner).

  • elisa said:

    pero cómo no va a estar buena, haciéndose tan a poquito a poco y con buenos ingredientes? Yo la pruebo..