Home » Recetas » Primeros » Sopas »

Crema de zanahoria y coco

24 September 2009 2 Comments Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo

crema coco zanahoria cilantro

Toda persona aficionada a la cocina que visita Asia sufre inmediatamente después una etapa insoportable, en la que intenta emular lo que ha comido por allá. De repente, deja de guisar normal y tortura a sus seres queridos con toda clase de experimentos a cuál más raro, fabricados con productos como aceite de sésamo, salsa de pescado, jengibre o soja.

Por suerte esta fiebre se pasa rápido. Y por suerte también, siempre quedan algunos platillos tan buenos que convencen al más orientalófobo, y que se siguen haciendo después. Es el caso de esta crema de zanahoria y coco, producto de unas semanas de trance postcamboyano sufridas hace ya algunos años, en las que estuve completamente poseído por las recetas del libro Sabores de Asia (RBA).

Teniendo una textura bastante espesa, esta crema sorprende por lo ligera que resulta al paladar. Creo que esto se debe a que la cocción de la zanahoria es relativamente corta, y sobre todo, a la chispeante combinación de aromas del jengibre, el chile, el comino, las semillas de hinojo y el cilantro.

Dificultad

Sólo la de comprar los ingredientes.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 500 gr. de zanahorias
  • 3 cebollas rojas
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cm. de jengibre
  • 1 chile rojo (en su defecto, guindilla o cayena)
  • 1 cucharaditas de comino molido
  • 1/4 cucharadita de semillas de hinojo (en su defecto, semillas de anís)
  • 500 ml. de leche de coco
  • 100 ml. de agua
  • 1 manojo de cilantro
  • 3 cucharadas de aceite de sésamo (en su defecto, girasol y añadir sésamo tostado a la sopa al servirla)
  • Sal y pimienta negra

Preparación

Pelar y picar en rodajas finas la zanahoria, la cebolla, el ajo y el jengibre. Picar el chile previamente despepitado.

Rehogar en el aceite a fuego medio el chile, el ajo, el jengibre, el comino y el hinojo en una cazuela grande, durante un minuto. Añadir la cebolla con un poco de sal, y bajar el fuego para que se haga lentamente durante unos 10 minutos.

Añadir las zanahorias con un poco más de sal, y cocer otros 10 minutos. Sumar la leche de coco y el agua, llevar a ebullición y dejarlo a fuego suave otros 10 minutos más. Dejar enfriar.

Triturar la crema con batidora hasta que quede fina. Volver a calentar la sopa, y corregir de sal y pimienta. Antes de servir, añadir parte del cilantro a la sopa, y dejar un poco para espolvorear por encima de la sopera o de cada bol.

Foto: Ainhoa Gomà

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

2 Comments »

  • Taconessintapas said:

    Jajaja, Lo malo es cuando el síndrome del que hablas no te sucede después de haber viajado a Asia, si no después de haber ido a cualquier restaurante asiático (hasta el más chano).
    Sí. Lo confieso…

    ¡Pero ya me voy acercando! JA JA JA JA JA

    Saludos!

  • May said:

    Exquisita la receta, con alguna variación por falta de ingredientes (la semillas de cardamomo, cilantro y aceite de sésamo)yo le añadí como decoración unas tejas de parmesano, que le dieron un toque crujiente estupendo.

    Saludos