Home » Recetas » Segundos » Carne »

Pollo al chilindrón

23 September 2009 2 Comments Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo
pollo chilindronEl cordero (que no pollo) al chilindrón ha sido un clásico de las últimas navidades en mi casa… que casi nadie comía. Mi madre lo guisaba con todo su cariño por si, después del aperitivo, las croquetas, el jamón, el lomo, las gambas, las cazuelitas de hojaldre, la sopa, la verdura y la merluza en salsa, “a alguien le apetecía carne”.

Durante años, intentamos reducir el menú navideño y que mi madre dejara de hacer este plato en Navidad, sin ningún éxito. Su excusa era siempre la misma: “Vuestro primo Manu sí que come”. Pero así eran las madres antes, capaces de trabajarse un guisote sólo por una persona.

He de reconocer que el cordero estaba buenísimo, porque el chilindrón es una fórmula difícil de batir. Como esta fantástica mezcla de cebolla, pimiento, tomate y jamón funciona igual de bien con otras carnes, yo la suelo hacer más con pollo, que es un poco menos heavy.

Dificultad

Baja.

Ingredientes

  • 1 pollo troceado
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 750 gr. de tomates maduros (o si no, de lata enteros)
  • 50 gr. de jamón serrano
  • 25 gr. de almendra molida
  • 1 cucharada de azúcar
  • Aceite de oliva
  • Perejil
  • Sal y pimienta negra

Preparación

Pelar la cebolla y cortarla en tiras finas. Quitar el troncho y las pepitas a los pimientos y cortarlos en tiras algo más gruesas. Pelar y picar los dientes de ajo. Cortar el jamón en tiras.

Escaldar los tomates, pelarlos y trocearlos en grueso eliminando las pepitas.

Poner a calentar un buen chorro de aceite en una cazuela grande, y dorar ligeramente los trozos de pollo previamente sazonados. Sacarlos y reservarlos.

En el mismo aceite, freir los dientes de ajo, sin que se tuesten porque entonces amargan. Añadir enseguida la cebolla, mover y dejar que se haga un par de minutos. Repetir la operación con los pimientos, y por último con el jamón.

Añadir el tomate y los trozos de pollo, más el azúcar, un poco de sal, pimienta y una ramita de perejil. Tapar la cazuela y dejar que se haga a fuego suave durante unos 45-50 minutos.

Cuando veamos que el pollo ya está tierno, y la carne se separa bien de los huesos, retirar el perejil y añadir la almendra molida. Mover la cazuela para que la salsa ligue. Si estuviera muy líquida, sacar los trozos del pollo y reducirla a fuego medio y destapada para que pierda agua.

Servir el pollo con la salsa. Este guiso está mejor de un día para otro.

Foto: Ainhoa Gomà

Etiquetas: ,
Comparte este artículo:
Publicidad:
 

2 Comments »

  • Francesc Chicón said:

    Arriba el Chilindrón! de lo que sea! de pollo o Cordero

  • Claudio said:

    Hecho, y buenísimo!!!