Home » Recetas » Primeros » Verduras »

‘Caponata’ de berenjenas

9 September 2009 7 Comments Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo
caponata-berenjenasAdemás de una gallina de Barrio Sésamo, la caponata es un guiso de berenjenas típico de Sicilia. Pariente lejano del pisto, se diferencia de él en su característico toque agrio, proporcionado por el vinagre y y por encurtidos como las aceitunas y las alcaparras.

Además, la caponata se suele servir fría, por lo que bien puede considerarse como una ensalada.

Conocí este plato a principios de este año en Sicilia, donde estuve a punto de morir de dobledosis de tanto pedirlo. Confieso que mis intentos de reproducirlo en casa han tenido resultados desiguales: unas veces se han acercado tanto al original como una tortilla de patatas hecha en Corea del Norte, pero con otras he tenido viajes astrales a la isla italiana con sólo probar el primer bocado.

El motivo de tal irregularidad no es otro que la calidad de las berenjenas y el vinagre. Si la berenjena es chunga y está llena de semillas, sale mal. Si el vinagre es de marca blanca y medio euro, ídem. Pero teniendo un poco de cuidado con estos dos ingredientes, se trata de un plato en el que es bien fácil alcanzar resultados dignos.

Hay muchas y muy diferentes maneras de preparar la caponata. Mi receta es una variación de la del libro Los tesoros de la cocina siciliana (PS Advert Edizioni).

Dificultad

Bajita como una vieja siciliana.

Ingredientes

Para cuatro personas

  • 4 berenjenas (1 kg. aprox.)
  • 100 gr. de aceitunas verdes deshuesadas
  • 2 cucharadas de piñones
  • 1 cucharada de pasas sin pepitas
  • 1 cucharada de alcaparras
  • 2 ramas de apio, con las hojas
  • 500 gr. de tomate maduro
  • 1/2 cebolla
  • 1 manojo de albahaca
  • 100 ml. de vinagre blanco de calidad
  • 1 cucharada de azúcar
  • Aceite de oliva virgen
  • Aceite de girasol
  • Sal y pimienta

Preparación

Lavar las berenjenas y trocearlas en dados grandes, de unos cuatro o cinco centímetros (si son pequeños, absorben demasiado aceite). Colocarlas en un escurridor, salarlas y dejarlas reposar durante al menos 1 hora para que pierdan agua de vegetación.

Pelar, despepitar y picar los tomates.

Rehogar la cebolla y el apio en una cazuela con abundante aceite de oliva. Cuando estén blandos, añadir los piñones, las pasas, las alcaparras y las aceitunas. Un minuto después añadir el tomate y las hojas de albahaca troceadas con la mano, y salpimentar. Dejar que se haga 10 minutos, y añadir entonces el vinagre en el que previamente habremos disuelto el azúcar. Dejar que reduzca un par de minutos, y reservar.

Aplastar bien las berenjenas para que suelten más agua, y secarlas un poco con papel de cocina o con un trapo. Freírlas en abundante aceite de girasol, e ir dejándolas sobre un plato con más papel de cocina que chupe el exceso de grasa.

Unir las berenjenas al sofrito y dejarlo enfriar. Servir a temperatura ambiente, como entrante con unas tostaditas de pan, o como guarnición de una carne o un pollo.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

7 Comments »

  • núria said:

    I was waiting for this! Gracias!

  • Jose said:

    este plato es buenísimo.

  • Jose said:

    este plato es buenísimo!

  • Cris Pedrol said:

    Yo tuve viaje astral a la isla cuando probé la caponata de mikel!! deliciosa!!!

  • Francesc Chicón said:

    Excelente!!!

  • C's dad said:

    Mikel, tengo un problema: cuando pongo las berenjenas con sal para quitarles el amargor se me quedan luego excesivamente saladas. ¿Quéhe de hacer? ¿Lavarlas?

  • mikel said:

    Buena pregunta, C’s Dad. A mí me pasó justo eso la primera vez que hice este plato, pero fue porque usé sal gorda. Para este problema tienes dos posibles soluciones: o ser moderado con la cantidad de sal que utilices, o pasarlas un momento por el chorro de agua para quitarles el exceso de sal. En cualquier caso, siempre hay que secarlas bien con papel de cocina antes de freír.