Home » Recetas » Primeros »

Tortilla de patatas y aceitunas negras

29 August 2009 5 Comments Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo
tortilla patatas aceitunasJunto a la paella, la pobre tortilla de patatas es en mi opinión el plato más maltratado de la cocina española.

Resulta increíble que cueste tanto comer ejemplares decentes de este manjar en el país que lo inventó. Por tortilla de patatas se sirven con demasiada frecuencia unas plastas bien secas de masa de patata cocida con huevo recuajado, que deben de causar estupor en los extranjeros que hayan oído maravillas de ella.

Estos engendros nada tienen que ver con una tortilla bien hecha, con su proporción justa de huevo cremoso, patata frita y cebolla, tres ingredientes cuyo sabor combina a la más absoluta perfección.

Poco hay que añadir a una buena tortilla de patatas, pero para darle un aire diferente, os propongo una receta que aprendí en la Escuela Hoffman de cocina. Incorpora aceitunas negras y tomillo, que le dan un toque original a la vez que respetuoso con esta joya de la gastronomía nacional.

Dificultad

Media. El punto justo y saber darle la vuelta tienen su aquel.

Ingredientes

Para cuatro personas

  • 1/2 kilo de patatas
  • 60 gr. de aceitunas negras de Aragón
  • 1 diente de ajo
  • 150 gr. de cebolla
  • 5 huevos
  • Aceite de oliva
  • 1 pizca de tomillo
  • Sal y pimienta negra

Preparación

Picar la cebolla y el ajo finito y ponerlos a rehogar en aceite de oliva abundante a fuego suave. Pelar las patatas y cortarlas en trozos pequeños (pueden ser cubitos o trozos más planos).

Añadirlas a la cebolla, y subir el fuego hasta que se doren. Entonces bajar el fuego y dejarlas hasta que se hagan totalmente por dentro. Sacarlas bien escurridas de aceite, salpimentarlas y dejar que se enfríen un poco.

Deshuesar las aceitunas. Batir los huevos en un bol y añadirles una cucharada de patatas bien aplastadas, para que la consistencia del huevo sea más cremosa. Mezclarlo todo bien. Sumar las aceitunas  y el tomillo, probar y corregir de sal.

Dejar en la sartén sólo un poco de aceite, y ponerlo a fuego medio-fuerte. Freír la mezcla de huevo y patata un par de minutos primero por un lado, removiendo un poco el centro sólo al principio para que cuaje parte del interior.

Menear un poco la sartén. Darle la vuelta a la tortilla con una tapa y freírla por el otro lado, metiendo los bordes para dentro con una cuchara de madera. Dejar que se haga entre uno o dos minutos.

Tapar con un plato y volver a darle la vuelta para que se quede en éste. Tiene que quedar menos tostada que la de la foto (sí, se me pasó), y más bien dorada.

Servir caliente o a temperatura ambiente.

Foto: Ainhoa Gomà

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

5 Comments »

  • elisa said:

    En cuanto a lo de la dificultad de hacer una buena tortilla, yo añadiría tener una sartén que no se pegue. En mi caso, desde que probé la sartén de Ikea de 1,95€ (o menos),lo de engancharse pasó a la historia! Eso sí, sólo la utilizo para hacer tortillas… Esta habrá que probarla.

  • mikel said:

    Tienes toda la razón, Elisa. Sartén que se pega = desastre de tortilla.

  • sara said:

    El otro día en Viajar en un programa que pillé empezado el cocinero (inglés) decía que no le gustaba la tortilla española, que es una tortilla que se hace AL HORNO. O estaba mal doblado (fácil) o no me extraña nada que no le guste “eso” (it).

  • Sopa de cebolla, tomillo y huevo escalfado | Ondakin said:

    [...] caviar no sean una delicia. Pero igual lo son unos buenos puerros a la vinagreta, un gazpacho, una tortilla de patatas o una tarta de cebolla, siempre que estén cocinados con [...]

  • maite hernandez said:

    ¿pero es que nadie va a salir en defensa de la tortilla de patata sin la repugnante cebolla? cada vez que veo la receta con esta porquería añadida solo porque alguien necesito aumentar su volumen… que hagan tortilla de cebolla y que no fastidien mas.