Home » Recetas » Primeros » Sopas »

Gazpacho suave que no repite

20 July 2009 4 Comments Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo
gazpacho-suave-no-repiteCada vez que tomamos un gazpacho, los que tenemos el estómago sensible nos vemos asaltados por las dudas. ¿Me caerá bien o me lo estaré comiendo toda la tarde? ¿Volverá el ajo a mi boca a los 10 minutos de lavarme los dientes, o serán el pimiento y la cebolla? ¿Me convertiré en una mofeta vegetal a la que todos eviten acercarse?

Al hacer el gazpacho en casa, los gastrodelicados tendemos a eliminar todos esos ingredientes problemáticos. Y la sopa se nos acaba convirtiendo en un zumo de tomate aliñado sin ninguna gracia.

Sin embargo, hay un método para contar con los sabores del ajo, la cebolla, el pimiento y el pepino sin que repitan. Y es el que describe esta receta, contrastada por una de las personas a la que peor sientan estos alimentos en estado crudo: yo.

Nivel de dificultad: bajo

Ingredientes

  • 1 kilo de tomates maduros
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde pequeño
  • 1 pepino pequeño (opcional)
  • 1 limón (opcional)
  • 100 ml. de aceite de oliva
  • 3 cucharadas de vinagre
  • Sal y pimienta negra

Preparación

Cortar los tomates en trozos grandes, y ponerlos en un bol. Añadir la cebolla cortada en cuatro trozos, los ajos aplastados con el canto de un cuchillo y el pimiento despepitado metidos en una redecilla (si se tiene, si no, echarlos sin más). Añadir el aceite, el vinagre, sal y pimienta negra. Remover, tapar y dejar madurar en la nevera durante 24 horas.

Sacar la cebolla, el ajo y el pimiento y estrujarlos con la mano para que suelten algo de jugo sobre el gazpacho (también se pueden poner sobre un colador y aplastarlos). Triturar el tomate y pasarlo por el chino (si no se tiene, por el pasapurés, para eliminar las pepitas y la piel). Si es necesario, volver a ligar con la batidora, un chorrito de aceite y un poco de agua si está muy espeso. Probar y corregir de vinagre, sal y pimienta.

Servir frío y, si se quiere, con una guarnición de daditos pequeños de pepino previamente macerados en zumo de limón. También está muy bueno con unos trocitos de atún en aceite.

Foto: Ainhoa Gomà

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

4 Comments »

  • Mònica Escudero said:

    Puedes hacer una sopa fantástica con tomate, queso fresco -proporciones al gusto, yo no lo miro nunca-, un poquito de ajo -opcional-, vinagre de vino blanco, sal, un chorrito de limón y un buen aceite de oliva. Yo la sirvo con cebollino picado (sabe a cebolla y no repite), un poco de piel de lima rallada finísima y unos granos de sal de olivas negras. A lo mejor es una buena opción para comer sopa fresquita y no sufrir una pésima digestión. Otra cosa: el ajo que venden como encurtido tiene un ligero aroma a vinagre y está blanqueado, por lo que no repite. No lo he probado nunca, pero podría ir muy bien aquí…

  • Sopa de cebolla, tomillo y huevo escalfado | Ondakin said:

    [...] tostaditas con caviar no sean una delicia. Pero igual lo son unos buenos puerros a la vinagreta, un gazpacho, una tortilla de patatas o una tarta de cebolla, siempre que estén cocinados con [...]

  • Mila Andueza said:

    Mikel,gracias por la receta del gazpacho suave. Con las proporciones que propones sale buenííísimo. ¡Que éxito ha tenido! Consultaré tu blog cuando tenga dudas. Gracias por compartir tu afición.

  • solete said:

    Mi truqui para que el gazpacho no repita lo aprendí en un viaje al caribe… resulta que allí al pepino le quitan totalmente las pepitas, y es todo un acierto porque desde entonces lo hago y jamás me ha vuelto a resultar inidgesto. Espero que os sirva esta idea que funciona. Felicidades por tu maravilloso salto a algo más grande y por tu creatividad y equipo.