Home » Recetas » Primeros » Sopas »

Crema de coliflor con olivada

25 May 2009 5 Comments Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo
crema-coliflor-olivadaPocas verduras resultan tan exquisitas en crema como la coliflor. Este alimento tiene algo de mala reputación por varios motivos: tradicionalmente se ha comido muy cocido, con lo que pierde toda la gracia. Además, huele que apesta cuando lo haces (”huele a pobre”, como decía un amigo mío un poquito clasista), y da gases. Pero hay formas de evitar, o cuando menos atenuar, estos problemas.

Para el olor en la cocción, hay quien le pone un poco de vinagre al agua; yo prefiero comprar una variedad de color verde, un poco a medio camino entre la coliflor y el brócoli, que atufa bastante menos. En cuanto a las ventosidades, mi experiencia personal me dice que la coliflor sienta mejor cuanto menos se cueza. Nada hay más indigesto, más desgraciado y menos sabroso que cualquier vegetal de la familia de las coles pasadísimo de cocción.

Volviendo al plato de hoy, esta receta busca el contraste entre el dulzor de la cebolla, la suavidad de la coliflor y el sabor salado de las aceitunas, bajo la textura cremosa de las patatas. Y, como es habitual en las sopas, está mejor de un día para otro.

Ingredientes

Para cuatro personas

1 coliflor pequeña o media grande

2 patatas medianas

1 cebolla

1 litro de caldo de pollo

1 vasito de vino blanco

50 gr. de aceitunas negras, a poder ser de Aragón

50 gr. de queso cremoso (opcional)

25 gr. de mantequilla

Aceite de oliva virgen

Sal y pimienta blanca

Preparación

Poner a rehogar la cebolla picada en la mantequilla con un chorrito de aceite. Dejar que se haga a fuego lento durante 30 minutos, hasta que se deshaga en la boca y esté dulce. Mojar con el vino blanco y dejar que se evapore. Mojar con el caldo y añadir las patatas cortadas en trozos. Tapar y cocer unos 12 minutos. Añadir la coliflor entonces y cocer todo unos 8 minutos más, hasta que las patatas estén hechas (para comprobarlo, pincharlas con un cuchillo: si entra suave, es que ya están).

Mientras, preparar la olivada. Deshuesar las aceitunas y triturar poco para que quede en trocitos. Ir añadiendo unos 50 mililitros de aceite de oliva mientras se remueve suave con un tenedor. Tiene que quedar bastante líquido, que se vean los trozos de aceituna.

Triturar la coliflor con las patatas y su líquido de cocción. Si queda demasiado espeso, rebajar con algo más de caldo. Si está demasiado líquido, reducir poniéndolo un rato al fuego destapado. Dejar reposar un buen rato, y si se quiere una textura más fina, pasar por el chino. También se puede potenciar el sabor añadiendo un poco de queso cremoso en el último momento.

Servir la crema en el plato con un chorrito de olivada por encima.

Foto: Ainhoa Gomà

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

5 Comments »

  • petra said:

    qué rica!!matizaré lo de las olivas y diré que “a ser posible del Bajo Aragón” que son las buenas de verdad….

  • mikel said:

    Es verdad, que sean del Bajo Aragón. Y sobre todo que no sean de esas deshuesadas baratas de lata que no saben absolutamente a nada.

  • Dr. Muerte said:

    Hoy hemos preparado esta crema de coliflor en casa y ha salido riquísima. A los críos también les ha gustado.

  • mikel said:

    ¡¡¡Me alegro!!!

  • conch said:

    Me encanta la variación sobre la típica (para mí) crema de coliflor. Pero pasaré de mantequilla, usaré sólo aceite de oliva. Que creo que queda mejor con el sabor de la aceituna.