Home » Recetas » Aperitivos »

Albóndigas griegas con salsa de yogur

21 May 2009 7 Comments Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo
albondigas-cordero-yogurPor mucho que digan sus detractores, la comida en Grecia es fantástica. Es verdad que muchos restaurantes allí no se salen del sota, caballo y rey de la ensalada de tomate y feta, la musaka y el souvlaki, que el pescado lo destrozan, y que cuando cocinan mal hacen bazofias horribles. ¿Pero no pasa eso también aquí, donde cientos de desaprensivos atiborran a los guiris con sus repugnantes plastas de paella?

Si vas a los sitios correctos, la comida griega es un festín. Materias primas como el aceite, las aceitunas, el tomate, las berenjenas, el pepino, los kalamari o el cordero son de los mejores del mundo. Y su manera de cocinarlos, muy influida por Oriente Próximo, tiene auténticos hallazgos. Uno de mis favoritos son las keftedes de cordero, unas albóndigas  fritas  espectaculares. Sólo acordarme de unas que me comí en una tabernita en una playa de Skyros me entra hambre… y ganas de sacarme el billete e irme otra vez para allá.

Ésta es una versión propia de estas bolitas, que respeta en esencia el original. Y su única dificultad es conseguir que en la carnicería te piquen carne de cordero sin mirarte como a un bicho raro o decirte que no porque “les ensucia la máquina”.

Ingredientes

Para cuatro personas

Albóndigas

  • 250 gramos de cordero picado
  • 250 gramos de cerdo picado
  • 200 gramos de miga de pan de molde con nueces (o de cereales)
  • 1 huevo
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de menta picada
  • 3 cucharadas de perejil picado
  • Leche entera
  • Harina
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal y pimienta negra recién molida

Salsa de yogur

  • Dos yogures griegos
  • 1/2 limón
  • Un diente de ajo
  • Aceite de oliva virgen
  • Una cucharada de perejil picado
  • Sal y pimienta negra recién molida

Preparación

Picar la cebolla y rehogarla en aceite de oliva a fuego suave durante 15 minutos. Añadir el ajo y dejar que se dore levemente. Poner a remojo el pan con leche hasta que se empape bien. Poner en un bol las dos carnes, añadir el pan, la cebolla y el ajo con el aceite, el huevo, las hierbas picadas y salpimentar. Mezclar bien todo, cubrir con film y dejar madurando en la nevera un par de horas (cuanto más tiempo, más sabor cogerá la carne).

Mientras, preparar la salsa poniendo en un bol el yogur, el ajo aplastado con el canto de un cuchillo, el limón, el perejil, una pizca de sal y pimienta recién molida. Añadir un chorro de aceite y remover hasta que esté todo bien mezclado. Filmar y a la nevera también un par de horas, para que el ajo dé sabor.

Preparar un plato o fuente cubierta con papel de cocina y otro hondo con harina. Calentar aceite abundante en una cazuela (si tienes una freídora o una rejilla para freír, mejor). Sacar la carne y retirar los trozos de ajo. Comenzar a hacer las bolitas con las manos: una cantidad buena de carne es el de una cucharada, pero se pueden hacer más pequeñas si se prefiere.

Enharinarlas e ir friéndolas en el aceite caliente, pero que no humee (una temperatura 7 de 10 es la correcta; si está demasiado caliente se quemarán por fuera y quedarán crudas por dentro). Cuando estén ligeramente doradas, dejar sobre el plato con papel absorbente para que pierdan el exceso de grasa.

Servir calientes junto a la salsa de yogur de la que se ha retirado el ajo y a la que se ha echado un chorrito de aceite por encima.

Este plato sirve como aperitivo o como segundo. Se puede acompañar con unas berenjenas rebozadas y fritas, o con arroz. Lo mejor es tomar las albóndigas recién fritas, pero si las quieres tener hechas de antes, se pueden recalentar en el horno. El truco entonces es freírlas poco, para que se acaben de hacer allí. Y si te gusta mucho el ajo, puedes ponerlo picado en vez de retirarlo entero.

Foto: Ainhoa Gomà

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

7 Comments »

  • Thais said:

    Diossssssssssssss! Las almmmmmondigas más ricas del mundo. Me apunto la receta y prometo intentarlo para después compartir mis éxitos o mis fracasos. Me encanta la web!

  • Yolanda said:

    Mikel
    ¿Cuánto se tarda más o menos en hacer esto?

  • mikel said:

    No mucho, como media hora (sin contar el tiempo que tienes que dejar reposando la carne mezclada con todo lo demás). Lo más coñazo es freír las bolitas, al menos para mí.

  • Alvaro said:

    Mikel, recuerdo una receta que me pasaste de albóndigas de chorizo que eran increíbles. Lamentablemente la perdí… no sé si todavía son parte de tu repertorio y la puedes colgar aquí.
    Éstas las voy a probar muy pronto!!!

  • sara said:

    Sobre “ensuciar la máquina” aquí es costumbre que si pides que te piquen una carne que no sea de cerdo y ternera mezclados o ternera sola, lo hacen, pero luego estas obligado de alguna manera a comprar carne picada “normal” para “limpiar” la máquina y que el siguiente cliente no se lleve parte de tu cordero o tu pollo para sus albóndigas. Tu di que es una tradición muy fina y arraigada y a ver que carnicero chista. Y la carne de albóndiga tradicional pues siempre haces algo con ella, una boloñesa, por ejemplo.

  • martos said:

    Ya sé lo que voy hacerme hoy de comer :D

  • Albóndigas de cordero y berenjena « El Perro Morao said:

    [...] embargo, guiándome un poco por una receta similar que había publicado en Ondakín y otro poco por intuición acabaron saliendo unas albóndigas espectaculares. Metí la pata, eso [...]