Inicio » Recetas » Aperitivos »

Mejillones marineros a la belga

10 junio 2010 7 Comentarios Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo

mejillones marineros belga

Todos los habitantes del mar saben mucho mejor si son salvajes y no de criadero. En el caso de los mejillones, lo que separa uno de roca de uno cultivado es un abismo. Llamadme pijo, pero no puedo con esos mejillonazos gigantes, bastos, chiclosos y con unas barbas como la de Rasputín que se venden por ahí a precio de saldo. Prefiero pagar un poco más, comer menos y tomarlos medianos y criados en su hábitat natural.

En oposición a los rabiosos tigres de Bilbao, los mejillones a la marinera estilo francés son todo suavidad, gracias a su pecaminosa mezcla de mantequilla, cebolla y vino blanco. Hay pocas recetas que en menos tiempo de preparación me hayan dado  un resultado tan espléndido. Eso sí, la condición indispensable es que tanto el mejillón como el vino sean decentes.

Dificultad

Para memos.

Ingredientes

  • 2 kilos de mejillones de roca
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 4 cucharadas de perejil picado
  • 300 ml. de vino blanco seco
  • 50 gr. de mantequilla

Preparación

Raspar los mejillones en seco quitándoles las barbas. Ponerlos en un bol con agua, remover bien y sacarlos con la mano. Cambiar el agua y repetir la operación. Dejarlos en un escurridor.

Picar la cebolla y el ajo, éste último en trozos grandes si se quiere. Calentar a fuego medio la mantequilla en una cazuela. Añadir la cebolla picada y dejar que se ablande un poco unos cinco minutos. Añadir el ajo, la mitad del perejil y el laurel y dejar un par de minutos más.

Mojar con el vino blanco y tapar. Un minuto después, subir el fuego al máximo, añadir los mejillones y tapar. Cocer 5 minutos, y con una espumadera, sacarlos a una fuente, desechando los rotos o los que no se hayan abierto. Usando un colador, repartir el caldo en cuatro boles, con cuidado de no echar el posible poso final. Repartir el resto del perejil por encima

Servir inmediatamente los mejillones en platos acompañados de cada bol, para ir comiéndolos en sus conchas bien inundados de salsa.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

7 Comentarios »

  • Mercedes dijo:

    Sólo faltan las patatas fritas para tener el plato insignia de la cocina belga, ayyyy qué rico que está todo por ahí arriba :)

  • marieta dijo:

    Qué ricos!!!
    Probaremos a hacerlos con mejillones de la ría.

  • Marhya dijo:

    Qué buenos!

  • inquietomad dijo:

    un truco que aunque viejo es sencillo, e imprescindible para esta receta….en lugar de dejar se las uñas y los cuchillos limpiando las cascaras y las barbas de los mejillones, yo lo hago en dos minutos utilizando unas nanas (el estropajo de metal plateado) que consigue q el trabajo se haga de forma rapida y segura…..el resto de la receta, como siempre, impecable!!!

    un saludo

  • grangourmet dijo:

    Yo los suelo hacer mucho en verano, y al final, cuando apago el fuego, les añado un chorreoncito de nata ligera…quedan suaaaaves….
    Un saludo!

  • José María (Monsieur Cocotte) dijo:

    Me gusta la pinta, así que me guardo la receta. En cuanto a lo de los mejillones, a ver qué encuentro.

    Un abrazo

  • tatu65 dijo:

    Hola, he estado buscando en el índice y no he encontrado ninguna receta con Abadejo. Se te ocurre alguna receta interesante?? Un saludo Mikel!