Inicio » Recetas » Aperitivos »

‘Salade cuite’ de pimientos y tomate

1 junio 2010 4 Comentarios Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo

salade cuite tomate pimientos

Foto: Mikel Iturriaga / Ondakin.com

Al empezar a escribir sobre la salade cuite me he acordado de una frase que siempre usaba el maître de un restaurante indio al que solía ir en Madrid, y que se convirtió en una especie de broma familiar al hablar de comida. Con un acento idéntico al de Peter Sellers en El guateque, este pomposo camarero explicaba por sistema los platos con un mantra: “Nuestra cocina encierra muchas contradicciones”. Pues bien, eso es justo lo que le pasa a la salade cuite.

Una “ensalada cocida” suena algo paradójica, al menos en España, donde “ensalada” suele ser sinónimo de mezcla de alimentos crudos. Por su nombre, la salade cuite remite directamente a Francia, y sin embargo es un plato típico de uno de sus antiguos protectorados, Marruecos. Para aumentar el despiste, lo más parecido que se me ocurre en la cocina española no viene del sur, sino del norte: es la piperrada vasca.

Dificultad

Para zombis.

Ingredientes

Para 4 personas, de aperitivo o como acompañamiento

  • 6 pimientos de asar de diferentes colores (rojo, verde, amarillo o naranja)
  • 500 gr. de tomate pelado y despepitado (puede ser de lata, pero siempre maduro)
  • 1 cucharadita de harissa (pasta picante mora)
  • 3 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación

Precalentar el horno a 220 grados. Disponer los pimientos sobre una bandeja de horno, a poder ser sobre una superficie antiadherente. Asar unos 40 minutos, dándoles la vuelta cada 10. Ponerlos en un bol y dejarlos enfriar tapados con film, para que se pelen mejor.

Mientras, poner a dorar los ajos cortados en trozos grandes en una cazuela baja, con un buen chorro de aceite de oliva y a fuego suave. Sólo tienen que tomar un poco de color, no tostarse.

Pelar los pimientos y desechar el tronco y las pepitas. Hacer tiras de ellos con los dedos y añadirlos al aceite con ajo. Sumar también el tomate y la harissa, salar y tapar. Dejar que se haga a fuego suave durante aproximadamente una hora, hasta que los pimientos estén bien tiernos.

Servir con tostadas como aperitivo o como acompañamiento de carne o pescado. Está mucho mejor después de un par de días en la nevera… aunque la potencia del picante va subiendo.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

4 Comentarios »

  • Marhya dijo:

    De lo más apetecible!

  • RAQUEL dijo:

    Que buena pinta… me recuerda a una especie de escalibada, pero con la mitad de ingredientes. Hoy he preparado otro parecido, pero en frio, ensalada murciana.

  • el otro mikel dijo:

    Ese Chateauneuf-du-Pape?, supongo que Syrah???, como nos cuidamos, pareja!!!

  • José María dijo:

    Me mola mucho. Me la apunto. Además, así tengo excusa para ir a una tienda marroquí de mi ciudad, que siempre estoy a ver si entro y nunca lo hago…

    Un abrazo