Inicio » Recetas » Primeros » Pasta »

Macarrones del cardenal

26 mayo 2010 12 Comentarios Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo

macarrones del cardenal

Foto: Ainhoa Gomà / Ondakin.com

Desde que probé los macarrones del cardenal en la Fonda del Gaig, el restaurante tradicional/relativamente asequible de Carles Gaig en Barcelona, no paré hasta conseguir la receta. Esta pasta a la catalana data, al parecer, del siglo XIX. Gaig la rescató del recetario del gastrónomo Ignasi Doménech, y según él es uno de los platos con más éxito en su local.

Dar con la fórmula no fue fácil. Tras mucho buscar por internet, lo único que encontré fue una versión incluida en La cuynera catalana (1852), aquejada de la indefinición en ingredientes y tiempos propia de los libros de aquella época (y de muchos de ésta, dicho sea de paso). Hice un intento con ella… y lo que salió estaba bueno, pero no tenía nada que ver con los macarrones de la Fonda del Gaig. Finalmente conseguí la receta, que resultó ser simple a más no poder: sofrito de tomate y cebolla, crema de parmesano, un poco de secreto ibérico picado y a correr.

Como explica el propio Gaig, los macarrones no deben estar al dente, sino un poco más pasaditos de cocción. Para mí es la clave del plato: tras años de dictadura del cocimiento a la italiana, es decir, corto, tomar una pasta blanda me produjo una conexión brutal con la infancia, con aquellos macarrones con tomate, chorizo y queso gratinado que devoraba cuando era pequeño. Y creo que no hay efecto más placentero en la mesa que ése.

Dificultad

Para cristianos de base.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 400 gr. de macarrones
  • 2 cebollas
  • 500 gr. de tomate triturado
  • 200 gr. de secreto ibérico (u otras partes del cerdo, o salchichas)
  • 500 ml. de nata líquida
  • 100 gr. de parmesano (y más para gratinar)
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Preparación

Picar y rehogar la cebolla en una sartén con un chorro de aceite a fuego suave durante unos 20-30 minutos, hasta que esté blanda. Añadir el tomate, salpimentar y hacer unos 15-20 minutos más.

Mientras tanto, picar el secreto y saltearlo en otra sartén. Salpimentar y reservar.

Poner en una cazuela la nata al fuego. Cuando hierva, añadir el parmesano rallado y dejar haciendo a fuego suave hasta que espese un poco. Batir con la batidora, salpimentar y reservar.

Cocer la pasta en agua abundante con sal. Tiene que quedar un poco blandita, no al dente. Escurrirla, extenderla sobre una superficie y dejar que se enfríe.

En una fuente de horno, formar capas de macarrones, sofrito, secreto, crema de parmesano. Acabar con crema de parmesano y parmesano rallado.

Gratinar en el horno y servir bien caliente.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

12 Comentarios »

  • Ibán dijo:

    “me produjo una conexión brutal con la infancia, con aquellos macarrones con tomate, chorizo y queso gratinado que devoraba cuando era pequeño. Y creo que no hay efecto más placentero en la mesa que ése.”
    Amén.Te alabamos, señor.
    Estos me los hago en una de estas a la salud del cardenal, del Papa de Roma o de quien sea :)

  • Roger dijo:

    Yo debo de ser de las pocas familias donde los macarrones no se impusieron como comida infantil :(

    Los voy a preparar igualmente :)

  • sara dijo:

    ¿te atreves con un timbal de macarrones tipo El gatopardo? (sugiero para otra entrada)

  • inquietomad71 dijo:

    hola mikel!!!

    se me caen los lagrimones (y las babas) despues de ver esta receta! Oye, me gusta mucho el molde transparente q has usado para la foto (y q te he visto en alguna otra ocasion tambien) Me recuerda a los tradicionales de pirex, pero no se si es de alguna marca en especial porque las proporciones son graciosas…me puedes decir cual es?

    un saludete

  • Pablo dijo:

    Esos macarrones tienen una pinta estupenda.

    Te mando este video para que lo añadas a una proxima purrusalda

    http://www.elpais.com/videos/cultura/poesia/visual/culinaria/David/Ymbernon/elpepucul/20100526elpepucul_6/Ves/

  • Dilista dijo:

    Jue, qué pinta! Delicioso!
    Por cierto…no se si me han entrado más ganas de hacer esta receta o de viajar en el tiempo con unos macarrones extra cocidos, con tomate, chorizo, huevo cocido y quesito… Me has tocado la fibra sensible!

  • Virginia dijo:

    A mí lo que no me convence es lo del medio litro de nata. ¿No quedan demasiado empalagosos? Qué manía de ponerle nata a todo!

  • Laura dijo:

    En primer lugar, felicitarte por tu blog, me encanta!!. Que tipo de salchichas?, de las frescas normales?, muchas gracias .

  • Mikel Iturriaga dijo:

    Gracias Laura! Salchichas frescas normales y corrientes.

  • daverga dijo:

    me podeis resolver una duda, q es lo q haq batir con la batidora, el queso parmesano rallado con la nata?? otb lo batimos todo con el tomate y cebolla rehogada?? gracias

  • Javier dijo:

    Desde Bilbao y como buen aficionado a la cocina te adjuntaré una receta homónima a esta pero que tiene poco que ver con la tuya. Se trata de Tallarines del cardenal, receta del restaurante romano L´Eau vive, muy frecuentado por la curia romana. Es un plato que no he conocido a nadie que no le guste.

    Ingredientes para 6 personas

    500 grs de tallarines al huevo
    150 grs de queso gruyere en dados
    100 grs de jamón de york cortado en tiras finas (juliana)
    80 grs de mantequilla
    3 cucharadas de queso parmesano
    sal, nuez moscada y pimienta

    En una sartén grande se funde la mantequilla y se rehoga el jamón. Se añade el queso gruyere, se añade sal, nuez moscada y pimienta, y se agrega la mitad de la nata.
    Se cuece la pasta en agua con sal, cuando esté al dente se escurre no excesivamente y se echa en la sartén donde se ha formado una crema con todo lo anterior. Se pone al fuego de nuevo la sartén y se rehoga y mezcla todo durante 2 minutos. Se retira del fuego y se le añade la otra mitad de la nata.
    Se sirve en una fuente caliente, se espolvorea el queso parmesano rallado y ya está … bueno, falta el toque cardenalicio al plato que se hace cortando la parte de abajo de un tomate y poniéndolo bnoca abajo encima de la pasta a modo del solideo, que es el gorro rojo que llevan los cardenales.

  • Javier dijo:

    Nota para la receta anterior.
    En el capítulo de ingredientes falta poner 200 ml. de nata