Inicio » Productos »

El ‘lavado verde’ de la Ecoligera de Font Vella

4 mayo 2010 16 Comentarios Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo

ecoligera font vella

Cualquiera que haya visto la televisión en los últimos días se habrá topado con el anuncio del último producto de Font Vella, una garrafa de agua denominada “Ecoligera”. Según el espot, el envase es “ecológico” porque está hecho con plástico reciclado, y además es más barato porque lleva menos cantidad de este material. ¿Pero puede ser realmente “buena para el medio ambiente” una botella de agua embotellada? ¿O estamos ante uno de los casos más descarados de lo que los anglosajones llaman greenwashing, es decir, “lavar como verde” algo que no lo es en absoluto?

Font Vella, propiedad de la multinacional Danone, asegura que la producción de la Ecoligera genera un 29% de las emisiones de CO2 respecto al resto de los grandes formatos (5 y 8 litros). Una reducción que equivale al oxígeno que generan en un año 15.000 árboles. E insisten en que el envase es completamente reciclable.

Sin embargo, sólo el 25% del plástico utilizado para fabricar la garrafa es reciclado, según reconoce la propia compañía. Y el ahorro del material es del 22% respecto a otro envase de la misma marca. Dos hechos que se obvian en el anuncio, y que han llevado a la Organización de Consumidores y Usuarios de Cataluña a denunciarlo por engañoso. En un comunicado, la OCUC también alertaba sobre “la utilización de valores ambientales que no se corresponden con la realidad del producto”. “El hábito más respetuoso con el medio ambiente es beber agua del grifo sin usar envases plásticos y la utilización de cantimploras en caso de necesidad de transporte”.

Por el contrario, el periodista, escritor y experto en cuestiones medioambientales José Luis Gallego, cree que estos “pequeños gestos” de empresas como Font Vella son importantes. “Si les negamos el pan y la sal a las grandes compañías, si no les permitimos que vayan dando pasos hacia una producción más limpia y sostenible, corremos el riesgo de que huyan, dejen de hacer esos pequeños gestos y encuentren una excusa perfecta para seguir dándole la vuelta al “quien contamina paga” para posicionarse en el que “como pago, y además nadie me agradece lo contrario, contamino”. Lo que hace Font Vella es responder a una tendencia de mercado creciente: la de que posicionarse a favor del medio ambiente tiene premio entre cada vez más consumidores. Y eso es bueno para todo y para todos”.

“Lo importante aquí”, continúa el autor de Ecología para no ecologistas, “es que, bien sea por oportunismo comercial o por sincera vocación de echar una mano, tenemos unas cuantas toneladas menos de PET [plástico usado en las botellas] para gestionar como residuo y otras tantas incorporadas como material reciclado en cada envase. Eso es positivo, lo mires desde donde lo mires”.

Problemas de sostenibilidad

El consumo de agua embotellada lleva consigo múltiples problemas de sostenibilidad, tal como denuncian muchos grupos de defensa del medio ambiente. En Estados Unidos, el petróleo y la energía gastada en fabricar las botellas de plástico del agua en un año serviría como combustible para un millón de coches, según la organización Food & Water Watch. De los 2,7 millones de toneladas de plástico gastadas en estos envases en todo el mundo, sólo un 20% se recicla, y el 80% va a la basura donde puede tardar miles de años en degradarse de manera natural. Eso si no acaba en el mar o en una incineradora generando más contaminación.

Según la BBC, la producción de una botella de litro puede llegar a generar hasta 600 veces más CO2 que la misma cantidad de agua del grifo. Y en Greenpeace aseguran que por cada litro de agua embotellada se gastan otros cinco de agua corriente.

Las compañías productoras niegan estos datos y proclaman su compromiso con el medio ambiente. Font Vella, por ejemplo, dice haber reducido en un 15% la cantidad de plástico que utiliza en sus botellas desde 2000, y un 14% sus emisiones de CO2 en los últimos cinco años. Según la Asociación Nacional de Empresas de Agua de Bebida Envasada, las medidas tomadas por las empresas han conseguido que la “huella de carbono” generada por el agua de botella sea “la más baja de todas las bebidas envasadas disponibles en el mercado”.

campana-tappening-aguaDe cualquier forma, las campañas contra el agua embotellada han hecho mella en su consumo, al menos en el mundo occidental. Las cifras de ventas han bajado en 2009 en Estados Unidos y Europa. En España, cuarto país de Europa donde se toma más agua envasada, el uso se concentra en las zonas donde el agua del grifo sabe mal, sobre todo en la costa mediterránea.

En cuanto a los supuestos beneficios para la salud de un agua sobre otra, las marcas defienden la mayor pureza de su producto, mientras que sus detractores insisten en que ambas son igual de sanas y potables. Según un reciente estudio de la OCU, la calidad del agua corriente española ha mejorado, aunque sigue habiendo grandes diferencias entre localidades.

Lo incontestable es que el grifo es mucho más barato que la botella. Más de 100 veces. Los 6,25 litros de agua Font Vella Ecoligera valen 1,40 euros en Caprabo. Según mi última factura de Aigües de Barcelona, esa misma cantidad de agua corriente me costó un céntimo.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

16 Comentarios »

  • julia dijo:

    No, me digas estas cosas, hombre, que yo, por problemas de salud no puedo beber agua de grifo, y solo bebo agua embotellada…

  • Marhya dijo:

    Cuando vi el anuncio la primera vez (ahora ya van unas cuantas y eso que no veo mucha tele, pero es que el bombardeo es considerable) me entró hasta rabia del timo, porque para mi eso es un timo, encima te ponen a los niños tan monos ellos, tan tiernos, y bueno, ¿alguien se puede creer que es más ecológico y más barato (recalcan ambas cosas) el agua mineral que el del grifo?? A mi me parece que mejor se deberían centrar en otras cosas porque este tipo de anuncios lo que hacen es el ridículo y que pierdan credibilidad: si lo que conoces es tan evidente que mienten, ¿te puedes fiar de otras cuestiones que afirme la marca?

  • Mikel Iturriaga dijo:

    Julia, tampoco hay que ponerse talibán en esto… Si tienes algún motivo (tu salud, o que el agua de la zona en la que vives no es potable o es imbebible), en mi opinión es razonable tomar agua mineral embotellada.

  • Miriam/El invitado de invierno dijo:

    Buen artículo.

  • Mikel Iturriaga dijo:

    Gracias Miriam… y sí Marhya, lo de los niños es especialmente sangrante.

  • José María dijo:

    Estoy de acuerdo con Miriam. Muy bueno el artículo. ¿100 veces más caro? No está mal.

  • el otro mikel dijo:

    ayer mismo vi el capítulo 57 de Redes de E.Punset entrevistando a Daniel Goleman el autor de Inteligencia Emocional. Hablaron de un nuevo concepto, inteligencia ecológica, que viene a explicar un poco este tema que has planteado. Os lo recomiendo.
    http://www.redesparalaciencia.com/2700/redes/2010/redes-57-cambiar-el-cerebro-para-cambiar-el-mundo

  • ramon dijo:

    No sé a que viene el comparar el precio del agua del grifo con la embotellada! Es totalmente irreal, para el bolsillo del consumidor, el càlculo del precio oficial del agua del grifo.
    En mi caso, necesito disponer de agua en mi taller de fabricacion de sellos de goma, y el consumo facturado es de 1 m3 porque es lo mínimo que me facturan. pero no gasto ni una cuarta parte. O sea, un abuso ilógico contra el cual es imposible luchar. Pero a efectos estadísticos, gasto 1 m3. Habrà más clientes en esta situación? Cuantos?
    Y además, al facilitar el precio final, ¿se tienen en cuenta los múltiples conceptos e impuestos que se cargan al consumo en sí, y que suponen, en mi caso, al menos, pasar del precio DEL AGUA, 0,27 eur/m3, a un cargo de 27,54 al final del documento?
    Creo, opino, que todas las discusiones acerca de COSAS imprescindibles hoy dia, como el agua, el gas, la gasolina, la electricidad, no es más que buscar el control que permita cobrar y cobrar y cobrar conceptos cuantos más mejor sobre lo que oficialmente te están sirviendo las compañías.
    Es posible que cuando el agua llegaba a las casas mediante las plumas, y el servicio fuera eso, un servicio, se podrian plantear discusiones como la que nos ocupa, pero hoy dia, es lisa y llanamente un negocio que busca en la cautividad del cliente el beneficio máximo y descarado. Recuerdo un empresa minera de extraccion de carbon -ya sé que hablamos ahora de agua, pero es para esclarecer como funciona el sistema- que se mantenia abierta solo por cobrar la subvencion que recibia de papa estado, porque el carbon extraido no daba ni para pagar el transporte del mismo. De hecho, al final, se tiraba despues de pesarlo, aduciendo que no habia comprador! Pero las subvenciones cobradas nunca se planteó devolverlas…
    O sea, que ojo con las noticias manipuladoras…..

  • miriam dijo:

    Os puedo asegurar que la razón por la que las compañías que embotellan agua están haciendo “botellas más ecológicas” no es en absoluto porque esten concienciadas con el medio ambiente. La razón es que lo que más cuesta de una botella de agua no es el agua es el envase que se produce de un derivado del petroleo (PET). Y cuando una botella pesa menos les cuesta mucho menos pero a nosotros nos venden no un producto más barato sino un producto más “ecológico”.

  • Luis dijo:

    El problema es que ahora todo es tan ecológico que nos va a dar pena hasta mirarlo por si lo contaminamos. El PET cuesta pasta, la norma exige reducir el consumo de plásticos (de hecho en una botella de 1,5 litros hay más plástico en el tapón que en el resto de la botella)y las compañías tienen que hacer rentable su inversión en tecnología vendiendo ecología o lo que se tercie. Nosotros lavamos nuestra mala conciencia comprando cualquier cosa con una etiqueta en la que ponga ecológico y así estamos tan contentos cuando cogemos el coche para ir al centro o tiramos la mierda (con perdón) donde nos viene en gana sin preocuparnos de más (soy agente medioambiental y os juro por mi centrifugador de ensaladas que una vez me encontré un bote de plástico de detergente “ecológico” tirado entre unas encinas en un parque natural). Bueno, a mi lo que más me alucina de esto es que nos han convencido de que es ecológico coger una botella vacía, romperla en un contenedor situado para el efecto por el ayuntamiento, que venga un camión, la lleven a triturar y, tras un proceso costosísimo energéticamente, produzcan otra botella igual. No sé cómo podían vivir antes cuando pagaban un duro de más por el envase, luego le devolvían y sólo había que lavarlo.

  • manuel dijo:

    gracias por tocar estos temas.
    abrazo.

  • tristras dijo:

    Solo por ese niño compro font vella claro que zi zeñorita. que me lo comooooooooooooooooo es un muñeco yo quiero uno asi. A los padres un saludo muy fuerte

  • ¿Dónde marcamos el límite de lo que es ecológico? | ecoedam dijo:

    [...] como los comentados por Clemente Álvarez en su blog "ecolab" y los comentados por Mikel Iturriaga en el blog "ondakin". Yo me atrevo a añadir otro punto de vista: ¿lo consideraríamos [...]

  • Verónica dijo:

    Me alegro tanto de vivir en Madrid!!!! el agua del grifo está riquiiiiiiisima, yo soy de Madridejos un pueblo de Toledo donde el agua es maliiiiiiiisima, para beber, cocinar, lavar, lavarse… Ahora evidentemente no compro agua embotellada, pero cuando voy al pueblo compro Bezoya, que es la que mas me gusta. a lo mejor parece una tontería pero me cuesta tragar el agua Font Vella, otra que tampoco me gusta es la Solan de Cabras.
    Mikel podrías escribir algún artículo sobre agua?, me refiero a las caras, está justificado el precio? están ricas? o son una estafa…
    Gracias!!!

  • Más agua… ¿Es la guerra? dijo:

    [...] Y que es un 40% más barata. Hay un montón de buena información desde varios puntos de vista en este blog que linkeo para que cada uno se forme su opinión sobre las ventajas o no de la cosa. Y hay que alabar que la [...]

  • Luis 2 dijo:

    Por favor, al que ha dicho que el tapón de una botella de agua pesa más que la propia botella, le invito a que coja ambos y los pese en casa. Los anuncios de Fontvella dicen alguna que otra sandez, pero que el tapón pesa más que la botella, está muy en la línea de esas sandeces.
    Una botella pesa de 1,5L pesa, dependiendo de la marca, entre los 23 y los 27 gramos (la de Solán bastante más) un tapón no pesa ni un 15% de ese peso.