Inicio » Recetas » Primeros » Verduras »

Alcachofas con ensalada de huevo y piñones

30 abril 2010 3 Comentarios Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo

alcachofas huevo piñones hierbas

Foto: Mikel Iturriaga / Ondakin.com

Las alcachofas están acabando su temporada, pero aún se pueden encontrar buenos ejemplares. La clave es que estén duras al tacto, que se noten llenitas y que los pétalos estén bien cerrados sobre sí mismos. Y si son de producción cercana a donde vivas, mejor que mejor. Para saber más de sus propiedades, puedes leer una entrada que justo hoy ha publicado el blog PepeKitchen.

Esta receta combina las alcachofas con una ensalada que recuerda un poco al tabulé, aunque no lleva cuscús ni bulgur (se puede probar a ver qué pasa añadiéndolo, pero entonces yo quizá quitaría el huevo). Las espinacas con hierbas son un contrapunto fresco a la alcachofa, aromatizada por el ajo introducido en su corazón. El efecto de este truco me encanta, porque le da el sabor pero no te lo tienes que comer ni sufrir las posibles consecuencias estomacales.

Dificultad

Para discapacitados culinarios.

Ingredientes

  • 8-12 alcachofas (dependiendo del tamaño)
  • 4-6 dientes de ajo (dependiendo del número de alcachofas)
  • 2 huevos
  • 1/2 cebolla roja
  • 50 gr. de hojas de espinacas frescas, sin tallos
  • 2 cucharadas de piñones
  • 3 cucharadas de perejil picado
  • 1 cucharada de cebollino picado
  • 1 cucharadas de estragón picado (en su defecto, otra hierba al gusto)
  • 1 cucharada de menta picada
  • Vinagre de Jerez
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal y pimienta negra

Preparación

Picar la cebolla y dejarla en remojo con un chorrito de agua y el zumo de medio limón para que pierda fuerza.

Cocer los huevos 10 minutos en agua hirviendo. Pasarlos por agua fría, pelarlos, picarlos y reservar. Tostar un poco los piñones en una sartén. Cortar las espinacas en juliana fina. Mezclarlas en un bol con los piñones, el huevo, la cebolla escurrida, y las hierbas. Aliñar con un par de cucharadas de vinagre y de aceite. Salpimentar.

Poner agua fría en un bol grande con el zumo y la cáscara de medio limón. Cortar buena parte del tallo de las alcachofas (dejar uno o dos centímetros), eliminar las hojas exteriores hasta que la base se vea amarilla y cortar las puntas y desecharlas. Pelar un poco el contorno de la base y echar de inmediato en el agua para que no se ennegrezcan.

Calentar 5 cucharadas de aceite en una cazuela grande baja a fuego medio. Escurrir las alcachofas y meterles en el corazón medio diente de ajo a cada una. Ponerlas boca abajo en la cazuela y dejarlas así hasta que se doren bien. Añadir una pizca de sal y pimenta, y agua hasta cubrir un tercio de las alcachofas (1 cm. más o menos). Cuando rompa el hervor, tapar, bajar el fuego un poco y cocer hasta que estén tiernas (unos 15-20 minutos). Para comprobarlo, pincharlas con un cuchillo: si entra suave, es que están.

Corregir de sal y pimienta y servir junto a la ensalada de huevo, piñones y hierbas.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

3 Comentarios »

  • Marhya dijo:

    Tiene muy buena pinta!!

  • Thais dijo:

    Tengo una duda: ¿cuánto tiempo dejas las alcachofas en el agua con limón antes de ponerlas en la cazuela?
    tengo unas alcachofas en casa que están pidiendo a gritos esta receta.

  • Mikel Iturriaga dijo:

    Nada, el tiempo que tardes en pelarlas y limpiarlas. Las alcachofas se ponen negras rápidamente si no las metes en agua acidulada mientras las están pelando, es sólo para eso.