Inicio » Recetas » Segundos » Carne »

Pollo con gorgonzola y pimentón

12 marzo 2010 2 Comentarios Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo

pollo gorgonzola pimenton

Foto: Ainhoa Gomà / Ondakin.com

Llámalo perversión, pero me encantan las recetas que vienen en las tabletas de chocolate, en las cajas de pasta o en cualquier envase de comida. Y también las de los folletos que promocionan cualquier producto o región, de la ternera del Pirineo al vinagre de Cádiz. Sé que en muchas ocasiones son aburridas, poco detalladas y están mal escritas. Y que su resultado es una lotería. Pero soy incapaz de resistirme a ellas y cedo sin remedio a este truco de mercadotecnia.

Mi última adquisición en el campo de las recetas esponsorizadas es un libreto sobre el gorgonzola, con el que me hice en el pasado Madrid Fusión. Pagada por el organismo que regula su denominación de origen, la publicación explica que este queso italiano proviene de una ciudad con el mismo nombre cercana a Milán, que se hace con leche de vaca y que hay dos variedades, dulce y picante.

Por la descripción de sus características, me da que la que se encuentra habitualmente en España es la dulce, más suave y cremosa. En cualquier caso, el folleto contiene algunas recetas apetecibles -y, como no podía ser de otra forma, fatal explicadas-, como estos jambonettes de pollo. Yo he hecho mi particular adaptación cambiando algunos procesos e ingredientes, pero creo que el espíritu del plato está respetado.

Unos consejos: si es posible, usa pollo de corral. La receta va con piel, y las aves de fábrica acumulan allí todas las cosas malas que comen. Recuerda que los huesos se pueden usar para hacer un caldo de pollo casero. Y si no encuentras gorgonzola, una opción es poner roquefort o cabrales mezclado con algún queso cremoso de vaca más suave.

Dificultad

Baja.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 4 muslos de pollo de corral (contramuslo incluido) deshuesados pero con piel
  • 200 gr. de queso gorgonzola
  • 4 hojas de salvia grandes (u 8 pequeñas)
  • 100 ml. de vino blanco seco
  • 100 ml. de zumo de naranja
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1 cucharada de pimentón picante (se puede usar más dulce, si no gusta el picante)
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra

Preparación

Precalentar el horno a 180 grados.

Extender las patas de pollo en una bandeja o fuente con la piel abajo. Quitarles los posibles trozos duros o cartilaginosos que haya dejado el carnicero con unas tijeras. Salpimentarlas y repartir el queso gorgonzola y la salvia en la parte central.

Cerrarlos formando un rulo y atarlos bien con palillos o con un cordel. Es importante que estén bien cerrados en los extremos, para que salga la menor cantidad de queso posible.

Embadurnarlos bien con el pimentón y ponerlos en una fuente de horno. Mojarlos con un chorrito de aceite, el vino y el zumo de naranja, y añadir los ajos cortados en láminas. Hornear 15 minutos a 180 grados, y luego bajar la temperatura a 160. Dejarlo entre 20 y 30 minutos más (depende del tamaño de los muslos; cuanto más grandes, más tiempo), hasta que estén bien dorados pero no quemados.

Sacar los muslos a un plato, taparlos con papel de plata y mantenerlos al calor en el horno apagado y un poco abierto (si es que se van a comer al momento; si no, se pueden recalentar después con la salsa).

Mientras, pasar el líquido de cocción a una cazuela pequeña y darle un hervor para que ligue, desechando los ajos. Si está muy líquida, dejarla reduciendo un poco hasta conseguir la densidad de salsa. Corregir de sal.

Cortar los rollos en rodajas de 2-3 centímetros, y servir con la salsa caliente por encima.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

2 Comentarios »

  • Anita dijo:

    Solo con imaginarme el sabor me estoy derritiendo…
    Que bueno tiene que estar, por favor!!!
    Un beso

  • Horno Fried Chicken | Alimentos Para Diabeticos dijo:

    [...] Pollo con gorgonzola y pimentón [...]