Inicio » Recetas » Platos para tupper »

Tortilla de bacalao, guisantes y ajos tiernos

10 marzo 2010 Un comentario Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo

tortilla bacalao guisantes ajos tiernos

Foto: Ainhoa Gomà / Ondakin.com

La tortilla de bacalao es un clásico de las sidrerías guipuzcoanas. En su fórmula más tradicional, lleva cebolla y pimiento verde pochados, pero como la primavera está al caer y ya empiezan a aparecer en el mercado -al menos en La Boquería- los primeros guisantes y ajos tiernos, decidí hacer una variante con estos dos elementos.

Nunca he sido un gran seguidor ni de los guisantes ni de los pescados en tortilla, pero pensé tenían que ser puros prejuicios, seguramente debidos a malas preparaciones con productos de calidad mediocre. Acerté: tiernos como estaban los guisantes frescos, y mezclados con los ajetes y el bacalao muy poco hecho vencieron todos mis reparos.

Una advertencia final: por favor, no se os ocurra hacer la tortilla con ajos tiernos de bote. Son una auténtica bomba y no sabrá a nada más que a eso. En caso de no encontrarlos frescos, volved a los orígenes sustituyéndolos por media cebollita y un pimiento verde rehogados durante 20-30 minutos, y siguiendo los mismos pasos con el resto de la receta.

Dificultad

La de darle la vuelta.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 6 huevos, a poder ser camperos
  • 250 gr. de guisantes
  • 200 gr. de bacalao desalado
  • 8-10 ajos tiernos
  • 2 ramitas de perejil
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación

Si son frescos, cocer los guisantes en agua abundante con sal durante 12-15 minutos, hasta que estén tiernos. Si son congelados, seguir las instrucciones de la bolsa. Pasar por agua fría, escurrir y reservar.

El bacalao debe estar desalado según las instrucciones de la bolsa o del vendedor. Desmigarlo un poco quitándole las espinas que pueda tener y reservar tapado para que no se seque.

Cortar la raíz, los extremos verdes y la capa exterior de los ajos tiernos, y ponerlos a pochar en una sartén a fuego suave con un chorro de aceite de oliva y una pizca de sal, cuidando que no se quemen. Cuando estén hechos (unos 5 minutos), añadir el bacalao, los guisantes y el perejil picado, dar una vuelta, dejar un minuto más, lo justo para que el bacalao se blanquee. Retirar del fuego.

Batir los huevos y salarlos ligeramente (la cantidad dependerá de lo salada que esté la mezcla del bacalao). Añadir los guisantes, los ajos y el bacalao y dejar reposando unos minutos para que se mezclen los sabores.

Poner a calentar un poco de aceite en una sartén limpia a fuego medio-alto. Echar la mezcla, remover un poco y dejar quieta para que se haga bien por un lado durante un par de minutos. Darle la vuelta con una tapa, y dejar que se haga por el otro lado, meneando la sartén de vez en cuando, durante uno o dos minutos más.

La tortilla debe quedar jugosa por dentro: si se hace demasiado, es una torta que no hay quien la coma.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

Un comentario »

  • Marhya dijo:

    Babeando estoy, no te digo más.