Inicio » Recetas » Segundos » Carne »

Solomillos con setas secas al pacharán

9 febrero 2010 8 Comentarios Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo

solomillo setas pacharan

Foto: Mikel Iturriaga / Ondakin.com

De los creadores de la sopa de garbanzos con chorizo y huevo cocido, llega ahora el solomillo con setas al pacharán. Y es que la cocina de la necesidad me está dando buenos resultados últimamente. Cuando el hambre aprieta y hay pocas cosas en la cocina, con algo de cerebro se pueden producir platos que no sólo te sacan del paso, sino que acaban siendo mejores que los más pensados y trabajados.

Estando en Madrid en casa ajena compré dos solomillos de cerdo y me encomendé a lo que hubiera en la misma para cocinarlos. La búsqueda en la nevera y los armarios arrojó los siguentes resultados: unos botecitos de setas secas, una botella de pacharán y un brick de nata líquida, entre otros productos inútiles o poco apetitosos.

Estos ingredientes encajaron perfectamente, puesto que el punto dulce del pacharán (o patxaran) le vino al pelo al cerdo, y el impacto de las setas se vio muy bien amortiguado por la crema de leche. Y por si fuera poco, el plato se hace en un pispás.

Dificultad

Para desesperados.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 2 solomillos de cerdo
  • 100 gr. de setas secas al gusto
  • 150 ml. de pacharán
  • 200 ml. de nata líquida
  • 250 ml. de caldo de carne
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 pizca de romero o de estragón (opcional)
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra

Preparación

Poner el caldo al fuego y reducirlo a algo menos de la mitad, hasta que quede concentrado.

Rehidratar las setas con agua hirviendo, y dejarlas unos 20 minutos (o lo que indique el envase).

Cortar los solomillos en trozos no demasiado finos, de un poco más de un dedo de grosor. Poner la mantequilla con una gota de aceite en una sartén grande, calentarla a fuego vivo y dorar la carne. Bajar un poco el fuego, sacar el solomillo, salpimentar y reservar tapados.

En la misma sartén añadir el pacharán y dejar que evapore el alcohol un minuto. Añadir el caldo, las setas y un par de cucharadas de su líquido, y dejar otro par de minutos. Sumar por último la nata y una pizca de romero o de estragón, y dejar que se haga todo a fuego suave hasta que la salsa tenga una textura cremosa. Corregir de sal y pimienta.

Se pueden servir los solomillos con la salsa por encima si están aún calientes. Si no, añadirlos a la misma y dejarlos un minuto para que se calienten.

Se pueden servir con patatas cocidas, fritas o asadas.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

8 Comentarios »

  • Marhya dijo:

    ¡Anda, qué original! no se me había ocurrido a mi cocinar con patxaran. Tiene que estar bueno a la fuerza.

  • Alvaro dijo:

    esas setas creo que eran mías ;)

  • andres dijo:

    ….cada vez que leo al principio de las recetas “dificultad: para desesperados” es que ya empiezo a reirme y a disfrutar con todo lo que viene a continuacion!
    me ha alegrado ver la receta con setas deshidratadas, porque suelo comprar con frecuencia (en las tiendas asiaticas de c/general margallo, madrid, las venden de mil tipos) y estaba un poco cansado de caer en resultados finales parecidos…asi q mañana sin falta me pongo manos a la obra con esta receta vuestra

    un abrazo y que sigais bien

  • Raquel dijo:

    Tengo unas buenas setas sorianas de mi tierra y pacharancico casero así como solomillos de la zona.. no probarla será pecado.
    Me ha llamado la atención que rehidrates con agua hirviendo ¿tiene alguna razón especial?
    Gracias por la idea

  • mikel dijo:

    Raquel, era lo que ponía en el envase… supongo que será la forma más rápida de hacerlo.

  • mercè dijo:

    podrias especificar que setas eran ya que no es lo mismo unos shitakes qque unos rebozuelos gracias

  • mikel dijo:

    Mercè, yo usé setas europeas, no shitakes. Concretamente una mezcla de funghi porcini, trompetas de la muerte y rebozuelos.

  • mercè dijo:

    gràcies.Como puedes suponer me gustan las setas: buscarlas,encontrarlas y comerlas.Y,si hay suerte y sobran muchas, mi manera preferida de conservarlas es desecadas Por eso la receta es perfecta para mi despensa