Inicio » Recetas » Segundos » Carne »

Cordero con alcachofas y menta

27 enero 2010 3 Comentarios Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo

cordero alcachofas menta

Foto: Ainhoa Gomà / Ondakin.com

El cuello no es la parte más apreciada del cordero, y algunos cocineros la suelen usar para hacer fondos (caldos) y salsas de acompañamiento de otras partes más nobles del animal. Sin embargo, es muy sabrosa y, si se cocina bien, bastante tierna. Va muy bien para calderetas, arroces o para acompañar verduras dándoles un sabor más potente. Y además es relativamente barata. Eso sí, cuando la guisas, hay que tener paciencia, porque para que quede melosa necesita una cocción suave, lenta y sobre todo muy larga.

Esta receta, inspirada en una del restaurante Moro, une el cuello de cordero con dos ingredientes que parecen diseñados para acompañarlo: las alcachofas y la menta. La conjunción de los tres elementos con el regusto del jerez es un triunfo asegurado.

Dificultad

Media.

Ingredientes

Para 4-6 personas

  • 1,5 kg. de cuello de cordero (u otras partes para guisar) en trozos grandes, lo más limpio de grasa posible
  • 1 kg. de alcachofas
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 175 ml. de jerez
  • 1 cucharada de menta picada en grueso
  • 1/2 cucharadita de tomillo seco
  • 1 pizca de romero en polvo
  • 2 hojas de laurel
  • 1 limón
  • Aceite de oliva
  • Harina
  • Sal y pimienta

Preparación

Picar la cebolla. Calentar un buen chorro de aceite de oliva en una cazuela grande y dorarla suavemente unos 30 minutos, removiendo de vez en cuando y salando ligeramente a mitad de la cocción. Retirar la cebolla y reservar.

Pasar los trozos de cordero previamente salpimentados por harina, y dorarlos en la misma cazuela con cuidado de que no se quemen, añadiendo un poco más de aceite si hace falta.

Añadir el ajo picado, el tomillo, el romero y el laurel, y remover. Un par de minutos después, sumar la cebolla, mojar con el vino y dejar que reduzca otros dos minutos. Añadir el cordero y cubrirlo con agua abundante (entre un litro y litro y medio), añadiendo una pizca de sal. Dejar cocer a fuego lento y medio tapado entre una hora y media y dos horas, hasta que la carne se separe limpia de los huesos.

Preparar un bol con agua y el zumo del limón. Pelar las alcachofas cortando primero los tallos. Quitar las hojas exteriores, pelar la base y cortar por último las puntas. Cortarlas en cuatro gajos y echarlos inmediatamente en el agua con limón para que no se ennegrezcan.

Sumar las alcachofas al cordero y dejar que se hagan a fuego lento durante unos 20 minutos. Si la salsa está muy líquida, se puede sacar toda la carne y la verdura y reducirla un poco a fuego vivo.

Añadir la menta en el último minuto de cocción, remover y corregir de sal y pimienta y dejar reposar. Si se quiere, se puede deshuesar los trozos de cordero para que quede más bonito.

Está mejor de un día para otro.

Etiquetas: ,
Comparte este artículo:
Publicidad:
 

3 Comentarios »

  • Carla dijo:

    Que buena pinta tiene este cordero!
    Con que lo servirias? Un cuscus?

    Justo ayer publique yo tambien una receta de paleta de cordero asada a fuego lento y estaba pensando que otra parte usar para la proxima.

    Seguramente probare esta receta.

  • Marhya dijo:

    El cuello de cordero es una gozada, es muy jugoso y baratísimo, sólo hay que tener tiempo porque lo necesita para quedar tiernito.

  • Alvaro dijo:

    creo que esta receta va a caer en la cena del sabado!