Inicio » Recetas » Aperitivos »

Bolitas de garbanzo (’revizokeftedes’)

19 enero 2010 Sin comentarios Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo

bolitas garbanzo revizokeftedes

Foto: Ainhoa Gomà / Ondakin.com

He leído por ahí que las revizokeftedes son “el falafel griego”, pero la verdad, no creo que tengan mucho que ver, salvo que ambos son fritos y llevan garbanzo. En mi humilde opinión, las bolitas griegas son bastante más finas que el falafel, o al menos que las inmundas versiones del falafel que se sirven en las pocilgas de comida rápida de toda Europa.

Yo las definiría más como unas croquetas sin leche, o como unas albóndigas vegetarianas. Su elaboración es muy sencilla: una pasta de garbanzo cocido condimentado con diversos ingredientes -que varían en cada casa-, rebozada en harina y frita en aceite abundante.

En mi versión, las revizokeftedes llevan un poco de patata y queso para hacerlas más cremosas, pero se puede prescindir de ambas cosas si se quiere.

Dificultad

Básica.

Ingredientes

Como aperitivo para 6-8 personas

  • 400 gr. de garbanzos cocidos
  • 1 patata mediana
  • 100 gr. de queso rallado
  • 1 cebolleta pequeña
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de perejil picado
  • Pan rallado
  • Harina
  • Aceite de oliva o de girasol para freír
  • Sal y pimienta negra

Preparación

Cocer la patata sin pelar en agua hirviendo con sal hasta que esté hecha (unos 20-25 minutos). Picar fina la cebolleta y el perejil. Triturar los garbanzos con la batidora.

Pelar la patata y aplastarla con un tenedor hasta formar una pasta. Mezclarla con la cebolleta, el perejil, el queso y el huevo batido, y salpimentar. Añadir los garbanzos triturados y mezclar bien. Formar las bolitas no muy grandes y ponerlas en un plato. Si la masa está muy húmeda, añadir un poco de pan rallado. Dejar reposar en la nevera al menos una hora.

Sacarlas y dejar que se templen un poco a temperatura ambiente.

Preparar un plato con papel de cocina. Poner harina en un plato hondo, y aceite abundante en una cazuela o sartén a fuego medio-alto. Cuando el aceite esté bien caliente, pasar las bolitas por la harina y freírlas hasta que estén doradas por todos los lados. Dejar que suelten el exceso de grasa sobre el papel de cocina.

Servir calientes como aperitivo.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

Los comentarios están cerrados.