Inicio » Recetas » Segundos » Carne »

Panceta asada crujiente con hinojo y lentejas

15 enero 2010 4 Comentarios Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo

panceta asada lentejas hinojo

Foto: Ainhoa Gomà / Ondakin.com

La participación de los usuarios es lo mejor de la cocina en Internet. No es sólo que cualquier receta se enriquezca con las aportaciones, consejos o trucos que los lectores escriben en los comentarios. Es que a veces te salvan de cometer errores.

Mi amigo Álvaro me pasó esta receta de panceta asada con hinojo y lentejas de la web de los supermercados británicos Waitrose. En los comentarios vi que algunos usuarios avisaban de que al hacerla, se habían dado cuenta de que la proporción de vino era excesiva, y proponían rebajarla con caldo. Tenían más razón que un santo: así se logra que el sabor del vino no se coma a todos los demás, y que las lentejas queden bien hechas al cocerse con más agua y menos alcohol.

Con este pequeño cambio y algún otro de cosecha propia, el plato es una delicia. Al estar horneado durante tantas horas, la panceta pierde gran parte de su grasa, la corteza queda crujiente y la carne, muy melosa. No es la comida más light del mundo, pero resulta perfecta para un día de fin de semana invernal en el que te puedas echar la siesta después. Plato único, con una ensaladita de acompañamiento no necesita más.

Ah, y que conste que yo soy el primero que he metido la pata en alguna receta al olvidarme de ingredientes. Pero gracias a avispados lectores que se han dado cuenta, he podido corregirme y enmendar mis pecados.

Dificultad

Fácil, pero largo.

Ingredientes

Para cuatro personas

  • 800 gr.-1 kg de panceta fresca en una sola pieza, a poder ser ibérica
  • 150 gr. de lentejas pardinas (las más pequeñas)
  • 200 gr. de hinojo
  • 100 gr. de apio
  • 2 cebollas rojas grandes
  • 1 cucharada de semillas de hinojo (en su defecto, 1/2 de comino)
  • 4 dientes de ajo sin pelar
  • 400 ml. de vino tinto
  • 500 ml. de caldo de carne
  • 4 ramitas de tomillo fresco
  • Sal y pimienta negra

Preparación

Precalentar el horno a 250 grados.

Machacar las semillas de hinojo y mezclarlas con una cucharadita de sal y otra de pimienta. Impregnar la panceta con la mezcla, usando los dedos para que se quede bien pegada.

Pelar y cortar en gajos la cebolla. Desechar las capas exteriores del hinojo y cortarlo en juliana gruesa. Picar también en trozos de unos 2 cm. el apio.

Poner toda la verdura bien agrupada, más el tomillo y los dientes de ajo sin pelar, en una fuente de horno. Colocar la panceta, con la piel arriba, encima de las verduras, de tal forma que las tape (si no, se queman).

Asar durante 20 minutos y bajar la temperatura a 150 grados. Dejarlo 2 horas más. Sacarlo y desechar toda la grasa que haya soltado la panceta.

Añadir las lentejas, el vino y el caldo con un poco de sal, con cuidado de no mojar la corteza crujiente. Remover y volver a meter al horno. Subir la temperatura a 170 grados y dejar una hora más. Volver a quitar la grasa que flote con cuidado con una cuchara. Probar entonces las lentejas: si no están hechas, dejar 20 minutos más.

Sacar del horno y dejar reposar 5 minutos. Desechar las ramas de tomillo y los ajos. Corregir de sal las lentejas. Servir con la panceta cortada en cuatro trozos, acompañada de las lentejas.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

4 Comentarios »

  • Marhya dijo:

    ¡Oh, qué buena pinta!! Se me van los ojos, con este tiempo tiene que entrar de miedo.
    A mi alguna vez también se me ha colado alguna cosa al excribir la receta, somos humanos y es fácil despistarse.

  • Maite dijo:

    Menuda pintorra!
    Habrá que probarlo antes de la dieta:)

    Gracias

  • jotajota dijo:

    Exitazo, a pesar de tener que cambiar el hinojo (absurdamente, me olvidé de comprarlo :( ( ) por puerros. La carne queda sorprendentemente rica y magra, claro que le retiré cosa de un vaso de grasa…

    Ahora el cuerpo me pide… bueno, me exige una siesta :)

  • Lentejas con panceta al horno » Dr. Muerte se come el mundo dijo:

    [...] vi esta receta en Ondakín sentí un flechazo y supe que tenía que hacerla. Lo primero que he de deciros es que es una [...]