Inicio » Recetas » Aperitivos »

Croquetas de chipirones

18 diciembre 2009 5 Comentarios Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo

croquetas chipiron

Foto: Mikel Iturriaga / Ondakin.com

Desde que las probé hace algún tiempo en un bar del Casco Viejo de Bilbao, de cuyo nombre soy incapaz de acordarme, las croquetas de chipirón han estado entre mis favoritas. Y eso, no siendo un gran fan del pescado en este tipo de fritos, en los que siempre me ha convencido más el jamón, el chorizo, el pollo o la carne de cocido.

Estas croquetas tienen su curro, y básicamente hay dos formas de hacerlas. Una es usando los restos de unos chipirones en su tinta, de los que tenéis una buena receta aquí. Estos restos se añaden a una bechamel, y ya está hecha la masa de las croquetas.

La otra, que es la que añado aquí, es para los que no quieran hacer los chipirones en su tinta previamente. Ambas son igual de buenas, y cuentan con la misma dificultad intrínseca a toda croqueta: el espesor de la bechamel. Si queda demasiado líquida, será imposible rebozarlas y freírlas. Si está muy espesa, saldrá una croqueta mazacote, ese horror gastronómico que se sirve en tantos bares y restaurantes de España.

Vale la pena hacer una buena cantidad de croquetas, y congelar las que no se vayan a comer en el día.

Dificultad

Media.

Ingredientes

Para seis personas

  • 500 gr. de chipirones
  • 2 sobres de tinta de calamar (si no se usan las tintas de los propios chipirones)
  • 100 gr. de harina
  • 100 gr. de mantequilla
  • 200 ml. de nata
  • 600 ml. de leche entera
  • 2 dientes de ajo
  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva
  • Sal

Ingredientes

En una cazuela grande, dorar los ajos en un chorro de aceite de oliva a fuego suave. Cuando estén, retirar del fuego.

Limpiar bien los chipirones y picarlos lo más finito que se pueda. Retirar los ajos del aceite, volver a calentarlo a fuego medio, y saltear los chipirones. Añadir la mantequilla y dejar unos 5-10 minutos que se vayan haciendo a fuego suave.

Añadir una pizca de sal y la harina. Mezclar bien y dejar cocer 10 minutos a fuego suave. Calentar la leche con la nata, y cuando esté a punto de hervir, ir añadiéndola cazo a cazo a la harina, sin dejar de mover con una cuchara de madera. El fuego debe estar muy suave, porque la bechamel no puede hervir.

Cuando veamos que queda una crema brillante, no pastosa pero sí espesita, añadir la tinta y mezclar bien. Retirar del fuego, extender en una fuente, filmar y dejar enfriar. Meterla en la nevera y dejar que repose de un día para otro.

Cuando se vayan a freír, batir los huevos en un plato hondo, y preparar otro con abundante pan rallado. Ayudándose con una cuchara, ir pasando pequeñas porciones de la masa primero por el huevo, y luego por el pan rallado, dando forma a las croquetas en este último paso.

Calentar aceite abundante en una sartén o cazuela, y freír las croquetas a fuego medio-suave. Les tiene que dar tiempo a calentarse por dentro sin quemarse por fuera, y quedar doradas y crujientes. Dejar reposar sobre papel de cocina para que pierdan el exceso de grasa, y servir inmediatamente.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

5 Comentarios »

  • Marhya dijo:

    ¡ummm, qué buenas, me encantan!! Y me ha encantado el pulpo de la foto, la cara de mala leche que tiene el tío, “mi tesoro…”. ¡a ver quién es el guapo que le quita una croqueta!!
    Buen fin de semana.

  • Pilar dijo:

    ¡¡¡¡¡Que buenas¡¡¡¡, no se me hubiera ocurrido nunca hacer croquetas con los restos de chipirones en su tinta,yo los aprovecho para hacer “arros negre”(tb. es una idea)
    yo tengo un truco para hacer la pasta de croquetas con el pollo del caldo(en estos dias de navidad es muy socorido hacer croquetas y además barato,es fundamental poner en el caldo un muslo entero o una pechuga de pollo, despues de hacer el caldo se tritura bién con la ayuda de unas tijeras (no minipimer)y se sofrie en una sarten grande con un poco de aceite y mantequilla(a parte iguales)luego se añade la harina que se sofrie tb.y se hace la pasta añadiendo leche poco a poco hasta que se trabe la masa.(hacer con cuchara de madera y fuego medio)luego(este es mi truqui)retirar del fuego la sarten y poner un poco de nuez moscada y dos quesitos de la vaca que rie y continuar a fuego medio hasta que se desagan los quesitos y si se quiere, al final se puede poner huevo duro picado,o, unas virutillas de jamón iberico(le dan muy buen gusto a la masa ya que la carne del pollo guisada es un poco sosa.Espero que os guste a todos y….¡¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD EN LA COCINA¡¡¡¡¡¡
    PD.No poner cebolla

  • mikel dijo:

    Qué buena receta, Pilar. Mil gracias por regalárnosla!

  • Sr.Unpoco dijo:

    Pues nada MIKEL:

    me arriesgaré con ek croquetismo, que soy de los que la bechamel les sale fatal fatal…

  • javi dijo:

    probablemente serían las del irritzi (calle santa maria)
    voy a probar tu receta hoy mismo, gracias, favoriteo el blog.