Inicio » Cocina Pop »

Los progresistas comen más sano

17 noviembre 2009 Un comentario Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo

bush-obama-comida

Los progresistas comen más fruta y verdura y menos comida basura que los conservadores, y son más abiertos a los sabores exóticos, en especial a los orientales. También les gustan más las cocinas modernas, y toman menos refrescos y más pan integral.

Éstas son algunas de las conclusiones de un informe elaborado por la web estadounidense Hunch.com, último proyecto de la cofundadora de Flickr Caterina Fake. A través de encuestas a los usuarios, en los que se pregunta por sus preferencias, Hunch ayuda a tomar decisiones de todo tipo, desde qué móvil comprar a dónde viajar. Pero las respuestas a los cuestionarios también sirven para generar estudios como éste, titulado Cómo las preferencias en la comida varían según la ideología.

Los resultados del informe vienen a confirmar los estereotipos que pesan sobre conservadores y progresistas, al menos en Estados Unidos. Los de derechas comen menos sano: mucha carne roja, poca fruta, y poca verdura, por ejemplo, en la pizza. Tienen menos complejos a la hora de comer en restaurantes de comida rápida –el 62% dice comer unas cuantas veces por semana en ellas-, y disfrutan con las patatas fritas de McDonald’s.

No a la ‘fast food’

Los de izquierdas, por el contrario, son un 30% más proclives a comer fruta diariamente, valoran más la verdura y rechazan las cadenas de fast food: el 92% asegura no comer nunca o casi nunca en esa clase de establecimiento. A la vez, la comida favorita de la mayoría de los progresistas es la oriental, cuando los conservadores eligen la italiana, y su idea de “comida étnica exótica” es la china para llevar.

Los conservadores dan más importancia a la cantidad de comida en los platos que la presentación, mientras que los progresistas prefieren raciones más pequeñas y bien presentadas. La gente de izquierda también es más proclive a hacer las tartas de cumpleaños en casa (50%), mientras que la mayoría de los de derechas lo compra en alguna tienda (el 68%).

El estudio no sólo muestra diferencias. Derecha e izquierda coinciden en su afición a los perritos calientes, la sal en los vasos de margarita y la lechuga romana. Los miembros de las dos tendencias políticas dan parecidas cantidades de propina en los restaurantes, y en cuanto a conocimientos culinarios, el nivel también es similar: el 41% de ambos bandos asegura que sólo “hay unas pocas cosas que pueda cocinar bien”.

Informe completo de Hunch.com (pdf)

Visto en Metafilter

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

Un comentario »