Inicio » Recetas » Primeros » Legumbres »

Alubias con bacalao, pimiento verde y guindilla

13 noviembre 2009 Un comentario Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo

alubias bacalao pimientos guindilla

Foto: Ainhoa Gomà / Ondakin.com

Los platos como las alubias con bacalao, los garbanzos con espinacas o los arroces de verduras me suenan a la Cuaresma y a los viernes de vigilia. Supongo que estas tradiciones ya no las siguen más que cuatro carcamales, pero hace años las familias cristianas no comían carne en esos días porque así lo mandaba la Santa Madre Iglesia.

Siempre me sorprendió que, en vez de practicar el ayuno u otro tipo de mortificación realmente solidaria con Jesús y su martirio, el catolicismo permitiera ponerse las botas con todo lo que no fueran animales terrestres. Pero el caso es que esta manga ancha dio pie a algunas de las mejores y más sanas creaciones culinarias españolas.

Para mí, el potaje de alubias con bacalao es una de ellas. La combinación de el pescado desalado con la legumbre en su caldo cremoso es una absoluta delicia. Para dar un poco de contraste, yo la acompaño con pimientos y guindillas verdes, que aportan color y alegría al plato.

Dificultad

Poca.

Ingredientes

  • 400 gr. de alubias blancas
  • 300 gr. de bacalao desalado
  • 1 litro de fumet o caldo de pescado
  • 4 pimientos verdes medianos (o 2-3 grandes)
  • 4 guindillas verdes frescas (si no se encuentran, embotadas)
  • 1 cebolla
  • 4 dientes de ajo
  • 1/2 puerro
  • 1 ramo de perejil
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Preparación

La noche anterior, poner a remojo las alubias con agua abundante, sal y una pizca de bicarbonato.

Cocer los pimientos y las guindillas por separado en agua hirviendo con sal, hasta que estén bien tiernos (5-10 min). Escurrirlos y secarlos bien, y pelar los pimientos si es necesario. Poner pimientos y guindillas en dos tuppers o boles distintos con sal, aceite abundante y un diente de ajo cortado en láminas en cada uno. Reservar.

Escurrir bien las alubias y ponerlas en una cazuela grande con el caldo de pescado frío. El caldo tiene que cubrir como mínimo un dedo las legumbres; si no, añadir un poco de agua mineral. Añadir la cebolla, el puerro, un par de ramas de perejil y los dos dientes de ajo restantes dentro de una redecilla de cocción (si no se tiene, echarlos tal cual). Y un chorro de aceite final.

Llevar a ebullición suavemente y cocer a fuego lento hasta que las alubias estén tiernas (1 hora-hora y media, dependiendo de la clase). Si se hacen en la olla a presión, suelen tardar unos 40 minutos. Una vez hechas, sacar la cebolla, el ajo, el puerro y el perejil, triturarlos con la batidora, y añadirlos al caldo para que espese. Si ha quedado muy líquido, triturar unas cuantas alubias y añadir.

Picar el resto del perejil.

Poner a calentar el bacalao cubierto con aceite abundante en una cazuela, y confitarlo a fuego muy suave. No tiene que hervir ni que freírse: en cuanto se ponga blanco opaco y las láminas se separen, ya está hecho.

Servir las alubias bien calientes en cada plato con el bacalao en lascas repartido por encima, dos trozos de pimiento  sin el tronco ni pepitas, y una guindilla. Con una cuchara, añadir un chorrito final del aceite de los pimientos, y espolvorear un poco de perejil picado.

Para los que no les guste el picante, prescindir de la guindilla. Esta receta se puede hacer con pochas, reduciendo el tiempo de cocción a unos 30 minutos (20 en la olla) y si ponerlas a remojo.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

Un comentario »

  • Marhya dijo:

    Nunca lo he probado, pero seguro que está estupendo. Todos los ingredientes me encantan y las alubias con productos del mar, también, así que estoy segura de que me gustará.
    Saludos, buen fin de semana.