Inicio » Recetas » Aperitivos »

Tigres (mejillones con salsa picante)

9 noviembre 2009 7 Comentarios Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo

mejillones salsa brava picante

Foto: Ainhoa Gomà / Ondakin.com

Cerca de la antigua casa de mis padres en Bilbao había un bar famoso por unos mejillones con salsa de tomate picante a los que llamaban “tigres”. El Artajo (Ledesma, 7) era una tascucia que no se distinguía ni por su higiene ni por la amabilidad de sus gruñones camareros, pero que contaba con una clientela fiel gracias a aquella especialidad.

A mí me fascinaban los tigres: creo que, junto al chorizo de La Rioja, fueron mi primer contacto con el picante. Me daban subidón, algo que todavía me pasa hoy con las comidas que pican. Por desgracia, esa manía tan española de reformar (y destruir) los bares ha acabado con el encanto bodeguil del Artajo, y por las opiniones que leo por ahí, la calidad ha bajado al mismo ritmo que han subido los precios.

Ésta es mi versión de aquellos deliciosos tigres. Seguramente la receta no es la que utilizaban en aquel bar, pero os puedo asegurar que están igual de buenos.

Dificultad

Baja.

Ingredientes

Para cuatro personas

  • 24 mejillones de roca
  • 1 kg. de tomates maduros (si no, de lata enteros)
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 pimiento del piquillo o 2 tiras de pimiento rojo embotado
  • 2 o 3 guindillas rojas (dependiendo de la potencia de picante que se quiera)
  • 1 cucharada de azúcar
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación

En una sartén grande, poner a sofreír la cebolla con un chorro de aceite de oliva a fuego medio durante unos 10 minutos. Mover de vez en cuando para que no se queme. Añadir el diente de ajo pelado y las guindillas y rehogar 5 minutos más. Añadir el pimiento, y poco después, el tomate cortado en trozos grandes, y bien escurrido si es de lata. Salar.

Dejar que se haga durante 30 minutos a fuego suave, hasta que el tomate esté deshecho del todo. Añadir una cucharada de azúcar.

Triturar la salsa con pasapurés y volver a poner al fuego suave, hasta que esté bien espeso, más con textura de sofrito que de salsa. Corregir de sal. Si está poco picante, se le puede añadir un poco de tabasco rojo.

Limpiar bien las conchas de los mejillones de adherencias y barbas. Calentar otra sartén a fuego vivo, y poner los mejillones con un chorro de aceite y tapar. Cocer 2 o 3 minutos hasta que se abran. Sacarlos a una fuente. Añadir su jugo de cocción a la salsa de tomate y remover.

Servir los mejillones con una sola concha (la que tiene adherida la carne), y con la salsa roja caliente por encima.

Esta fórmula de salsa, que en el fondo es como la brava pero con un toque de pimiento, se puede usar para acompañar patatas fritas.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

7 Comentarios »

  • Marhya dijo:

    ¡umm, qué ricos y qué buena pinta! Estos son los tigres que conozco yo de toda la vida, cuando me fui de Bilbao a vivir a Vitoria me despistaba un montón que no llamaban tigres a los mejillones picantes con tomate si no a lo que yo llamaba mejillones rellenos (esos que van con bechamel y fritos), y por los foros unos llaman tigres a unos u a otros. Para mi, siguen siendo estos, con pequeñas variaciones, pero siempre con una salsa de tomate y su punto picante.
    Me ha encantado descubrir vuestra página.
    ¡Saludos!

  • mikel dijo:

    Marhya, los auténticos tigres son éstos, di que sí!!!!

  • Sally dijo:

    Me encantan los tigres sean del Artajo o caseros. Ledesma no es lo que era. Ahora está muy fashion, peatonal y todo.

  • Las recetas del año | Ondakin dijo:

    [...] Mejillones con salsa picante [...]

  • Jontxu dijo:

    Buenisimos!! Me he puesto como el kiko, no los comia desde que los preparaba mi madre en casa, los ultimos los he aprovechado con unos spaghetti con la salsita y los mejillones o mojojones que dirian otros, estas recetas asi dan gusto!

  • mikel dijo:

    ¡Me alegro, Jontxu!

  • Receta de mejillones marineros a la belga | Ondakin dijo:

    [...] oposición a los rabiosos tigres de Bilbao, los mejillones a la marinera estilo francés son todo suavidad, gracias a su pecaminosa mezcla de [...]