Inicio » Recetas » Panes y bollería »

Bizcocho jugoso de ciruelas frescas

16 octubre 2009 Sin comentarios Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo
bizcocho-ciruelasSeré un ignorante y un cateto, pero siempre había pensado que el plum cake era un bizcocho bastante pesado con muchas, muchas frutas confitadas. Así era la versión española, al menos. De pequeño, lo odiaba: no entendía cómo algo tan delicioso como un bizcocho se podía estropear con esas malditas frutas de sabor y tacto tan dulzón y  desagradable.

Nunca me había parado a pensar que plum cake significa literalmente “bizcocho de ciruelas”, hasta que mi amigo Álvaro me recomendó el otro día una receta del cocinero británico Nigel Slater. Él me contaba que la había hecho con unas ciruelas de su casa de campo en Inglaterra y que le había quedado impresionante. Como yo nunca puedo ser menos que mis amigos con casas de campo en Inglaterra, ayer me puse mi disfraz de Laura Ashley y me dispuse a imitarle con unas ciruelas catalanas.

He probado el resultado esta misma mañana para desayunar, y no tenía nada que ver con los malos recuerdos de mi infancia. El jugo de las ciruelas había empapado el bizcocho, ligero pero a la vez enriquecido por las almendras y las nueces. De hecho, es un plato que lo mismo puede servir para tomar con café o té como para postre, acompañándolo con un poco de helado, nata, crème fraîche o yogur.

Dificultad

Baja.

Ingredientes

  • 10-12 ciruelas negras, dependiendo del tamaño
  • 150 gr. de mantequilla
  • 150 gr. de azúcar (o un poco más si gusta muy dulce)
  • 3 huevos grandes
  • 75 gr. de harina
  • 1 y 1/2 cucharadas de levadura Royal o similar
  • 100 gr. de almendra molida
  • 50 gr. de nueces

Preparación

Precalentar el horno a 180 grados. Forrar un molde alto para bizcochos con papel de horno, o embadurnarlo de mantequilla.

Batir la mantequilla blanda con el azúcar con un robot de cocina o, en su defecto, con las varillas y la batidora, hasta que quede esponjosa y pálida.

Cortar las ciruelas en dos trozos y quitarles el hueso.

Batir un poco los huevos e ir añadiéndolos poco a poco a la mantequilla. Añadir la harina mezclada con la levadura e incorporarlos con suavidad a la mezcla con una espátula. Añadir la almendra y las nueces troceadas en grueso, y mezclar.

Verter la masa en el molde, y colocar las ciruelas con la piel arriba por encima. Hornear entre 35 y 45 minutos, sin abrir nunca la puerta del horno. Para saber si está hecho, pinchar con una aguja o cuchillo fino en el centro del bizcocho: si sale limpia, ya está.

Sacar del horno y dejar que se enfríe unos 15-20 minutos, y desmoldar con cuidado.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

Los comentarios están cerrados.