Inicio » Recetas » Primeros » Sopas »

Sopa rápida de ajo y guindilla

6 octubre 2009 7 Comentarios Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo
sopa ajo guindillaLa sopa de ajo es un gran creación de la comida pobre española. Con un poco de aceite, un chusco de pan seco y unos miserables dientes de ajo se puede hacer uno de los platos más sabrosos y reconfortantes que existen.

Aunque suene a viejuna y a palurda, esta sopa es ideal para los tiempos modernos, puesto que se hace en un pispás. Y además admite muchas variaciones a gusto del consumidor: se puede hacer con pan integral o de cereales, o añadirle huevo, embutido cortadito fino, jamón, hierbas, pimentón… lo que sea que vaya bien con el aroma a ajo frito.

En mi versión he añadido un poco de guindilla roja. El sabor del aceite de oliva, el ajo y la guindilla me recuerda lejanamente a las angulas que se comían en el cumpleaños de mi padre, allá por el Pleistoceno Superior. Pero si no gusta esta chispa de picante, se elimina y se acabó.

También corto el ajo en trozos lo suficientemente grandes como para que se puedan retirar, para que los delicados de estómago no sufran.

Dificultad

Para lerdos.

Ingredientes

Para cuatro personas

  • 4 dientes de ajo
  • 1 guindilla roja seca
  • 100 gr. aprox. de pan seco, a poder ser de buena calidad
  • 1 litro de agua mineral
  • 80 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • 2 huevos (opcional)
  • Sal

Preparación

Picar el ajo y la guindilla roja seca en trozos suficientemente grandes como para que se puedan retirar al tomar la sopa. Dorarlos en una cazuela grande con el aceite a fuego muy suave, para que vayan perfumándolo. Es importante que el ajo no se tueste, porque amarga: con que coja un color rubio claro es suficiente.

Trocear el pan en pedazos pequeños, de unos 2-3 cm., y rehogarlo en el aceite un par de minutos. Mojar con el agua, salar y dejar que hierva 4 o 5 minutos.

En este punto, se pueden hacer dos cosas, dependiendo de la textura que se busque: 1) si gusta cremosa, triturar la sopa, retirando antes o no los trozos de ajo y guindilla, o 2) dejarla tal cual. Yo voto por esta segunda opción, pero las dos están muy buenas.

Finalmente, si se quiere, se pueden añadir los huevos, cascándolos sobre la sopa y removiendo suavemente para que se vaya cuajando y quede en hilos.

Corregir de sal y servir.

Foto: Ainhoa Gomà

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

7 Comentarios »

  • Alvaro dijo:

    lo mejor… la foto y el teléfono!

  • elisa dijo:

    Me encanta la sopa de ajo, y qué barata!

  • Sally dijo:

    Buen plato para tiempos de crisis. Por una ciscunstancia que no viene a cuento estuve haciendo durante 7 meses ( todas las noches) sopa de ajo para cenar. Me salía perfecta. No he vuento a hacerla pero creo que la voy a retomar con ese poquito de guindilla que le dá el toque.

  • Sally dijo:

    perdón por no haber revisado el escrito. Que mal lo he hecho!

  • alvaro castillo dijo:

    que es guindilla en bogota no la conocen o como se pide en esta ciudad

  • Mikel Iturriaga dijo:

    Álvaro, la guindilla es como un chile seco picante.

  • Jalinchinu agradecimientos | Jalinchinu dijo:

    [...] Mikel Iturriaga, de El Comidista Mikel nos recomendó por twitter una receta “de pobres” Una Sopa de ajo y guindilla ¿no se os hace la boca [...]