Inicio » Recetas » Primeros » Sopas »

Sopa de remolacha y yogur

7 agosto 2009 Un comentario Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo
sopa-remolacha-yogurHay pocas cosas más frustrantes que cocinar un plato en cantidades industriales y tener que tirarlo porque está incomestible. Esto es más o menos lo que me pasó cuando me animé a hacer una sopa de remolacha siguiendo una receta del chef británico Tom Aikens.

Entre los ingredientes de la fórmula de Aikens estaban 140 gramos de bacon ahumado. A mí no se me ocurrió otra cosa que sustuirlo con un trozo de panceta ahumada que tenía en la nevera.

Tomar una cucharada de la sopa que salió era como darle un mordisco a un cerdo: estaba grasienta, fuerte y definitivamente desagradable si se tomaba fría. Así que se fue como vino por el fregadero.

Lo que más me fastidió es que arruiné unas remolachas fantásticas 100% orgánicas del huerto de mi hermano. Pero en la cocina hay que sobreponerse a todas las catástrofes y no cejar en el empeño, porque con unas cuantas correcciones al final se consiguen logros insospechados.

Nivel de dificultad

Cero.

Ingredientes

  • 500 gr. de remolacha
  • 300 gr. de cebolla
  • 1 patata mediana
  • 1 litro de caldo de pollo
  • 100 ml. de yogur griego
  • 100 ml. de aceite de girasol
  • 1 ramita de tomillo
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 15 gr. de azúcar
  • Cebollino para adornar
  • Sal

Preparación

Pelar y picar la cebolla en trozos gruesos, y ponerla a rehogar a fuego suave en una cazuela grande con el aceite. Dejarla unos 10 minutos hasta que esté blanda y transparente.

Pelar y cortar la remolacha y la patata en dados, y añadirlas a la cebolla junto al azúcar y una pizca de sal. Seguir rehogando a fuego suave tapado durante unos 10 minutos más. Añadir el zumo de limón y el caldo de pollo. Subir el fuego para llevar a ebullición, y bajarlo cuando hierva. Dejarlo hacer tapado durante unos 30 minutos.

Fuera del fuego, añadir el yogur y mezclar bien. Triturar hasta que quede una crema fina. Pasar por el chino si se quiere aún más fina, y corregir de sal. Dejar enfriar y meter en la nevera. Servir con un poco de cebollino picado espolvoreado.

Esta sopa se puede tomar igual fría que caliente (sin que hierva).

Foto: Ainhoa Gomà

Más recetas con remolacha:

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

Un comentario »

  • Jessy dijo:

    Solo me encantarian me enviaran recetas a mi E- mail.
    Gracias
    Bendiciones