Inicio » Recetas » Platos para tupper »

Berenjenas en salsa de tomate y ajo

28 julio 2009 Un comentario Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo
berenjenas-tomate-ajoDesde que las descubrí en Zákinzos, una isla del oeste de Grecia, las berenjenas con tomate y ajo caen varias veces todos los veranos. Es una manera muy sabrosa de prepararlas, y muy cómoda porque a diferencia de cuando las fríes o las haces al horno, aguantan muy bien en la nevera.

Es importante que el tomate sea bueno y esté maduro de verdad (no rojo por fuera y corchificado por dentro, como el que se vende fuera de temporada). Si no, la salsa saldrá ácida y el plato no tendrá ni el más remoto parecido al original griego.

Dificultad

Entre baja y media. Más que difícil, es un poco larga.

Ingredientes

  • 3 berenjenas medianas
  • 1 kilo de tomates muy maduros (o un bote grande de tomate triturado de calidad)
  • 4 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1 pizca de comino en polvo
  • Azúcar
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra

Preparación

Picar lo más fino posible el ajo, eliminando los brotes que tienen en el interior. Picar el tomate en trozos grandes (si se utiliza natural). Poner a calentar a fuego suave un buen chorro de aceite de oliva, y rehogar durante menos de un minuto el ajo sin que se dore. Añadir inmediatamente el tomate, salpimentar ligeramente, tapar y dejar que se haga a fuego suave durante al menos media hora.

Según se vaya cociendo, ir rompiendo los trozos con una cuchara de madera, y destapar en los últimos cinco minutos para que pierda algo de agua.

Mientras, cortar las berenjenas en dados grandes y freírlas en abundante aceite caliente, hasta que queden doradas y cremosas por dentro. Escurrirlas y salpimentarlas muy levemente. Reservar.

Probar el tomate. Si está ácido, añadir una cucharadita de azúcar y dejar que se haga 10 minutos más. Triturar en el pasapurés para eliminar la piel y las pepitas.

Juntar las berenjenas con la salsa, y dejarlas a fuego suave durante 10 minutos, o hasta que el tomate haya espesado bastante y quede bien pegado a las berenjenas. Añadir el comino y el orégano, remover, corregir de sal y pimienta y dejar reposar tapado unos minutos más.

Este plato se puede tomar como aperitivo, como primero o en tostadas.

Foto: Ainhoa Gomà

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

Un comentario »

  • Alvaro dijo:

    hay que hacerlo en grandes cantidades, y si se añade un poco de mozarella de buffala y parmesano, se convierte en la salsa perfecta para unos raviolis o cualquier pasta dura!