Inicio » Recetas » Postres »

Pastel de yogur con pistachos

14 julio 2009 Un comentario Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo
pastel-yogur-pistachosLos pasteles que llevan poca harina tienen la virtud de resultar más ligeros, algo que se agradece en los días de calor. Además, este postre de yogur y pistachos se tomar frío y combinado con fruta fresca de temporada, puntos que lo hacen aún más adecuado para el verano.

La elaboración de este pastel tiene dos momentos críticos. Uno, el de la mezcla de masa con las claras, que debe hacerse de tal manera que no se pierda el aire que hemos metido al levantar estas últimas a punto de nieve. Y dos, el tiempo de cocción. El pastel debe quedar como un bizocho por arriba y con textura de natillas por abajo. Si te pasas con el horno, el resultado se parecerá más a un cake muy esponjoso. Lo que tampoco está mal, aunque servirá mejor como desayuno o merienda que como postre.

La receta es libanesa, y está adaptada del libro Moro, The cookbook.

Ingredientes

Para 6 personas

  • 3 huevos grandes
  • 50 gr. de azúcar
  • 2 ramitas de vainilla
  • 300 gr. de yogur griego
  • 50 gr. de leche
  • 1/2 naranja
  • 20 gr. de harina
  • 30 gramos de pistachos pelados sin sal

Preparación

Precalentar el horno a 180 grados, y meter un recipiente grande para el baño maría, con agua suficiente como para cubrir algo más de la mitad del molde que vayamos a usar. Este molde puede ser redondo, de unos 25 cm. de diámetro (o sea, no como el de la foto), y hay que cubrirlo con papel de horno.

Separar las yemas de las claras. Batir las yemas con tres cuartas partes del azúcar hasta que blanqueen. Añadir las semillas de las vainas de vainilla, previamente cortadas en dos a lo largo. Sumar el yogur, el zumo de la media naranja, y la harina, y mezclar bien.

En otro bol, batir a punto de nieve las claras con el azúcar restante. Incorporarlas a la crema anterior con una espátula, moviendo suavemente para que se mezclen sin perder demasiado aire. El truco es: movimiento circular envolvente, y partir por la mitad, movimiento circular envolvente, y partir por la mitad…

Poner la mezcla en el molde, y meter al horno 20 minutos. Espolvorear entonces con los pistachos picados en grueso, y volver a meter en el horno hasta que la superficie esté dorada (y de nuevo, ¡no tan oscura como el que veis en la foto, que se pasó de cocción!). El tiempo depende del horno, pero suele ser unos 15 minutos.

Servir con melocotón pelado y cortado, o con cerezas, o con otras frutas que estén en temporada. También se puede acompañar con yogur batido con un poco de azúcar.

Foto: Ainhoa Gomà

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

Un comentario »

  • Marta dijo:

    Una sugerencia: dejar que repose unas horas, de un día para otro mejora mucho. Muy bueno, Mikel, de verdad