Inicio » Recetas » Aperitivos »

Puerros en vinagreta picante

9 julio 2009 2 Comentarios Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo
puerros-vinagreta-picanteHay días en que la comida más simple te proporciona orgasmos gastronómicos más intensos que el plato más elaborado del mundo. Esto es más o menos lo que me pasó ayer al tomarme unos sencillos y pobretones puerros. Claro que su origen no podía ser más noble: habían sido cultivados sin tratamientos químicos ni pesticidas, 100% orgánicos, por mi hermano y mi cuñada en su huerta. Eran finos y pequeñitos. Tan bonitos que daba pena comérselos.

Decidí cocerlos y acompañarlos con una simple vinagreta con huevo cocido, como se comen habitualmente en Euskadi. No le puse pimiento, porque me parece que se hace demasiado protagonista, pero sí un toquecillo picante en forma de guindilla roja picada. Estaban espectaculares: tiernos, jugosos, en perfecta armonía con el aliño… Lástima que sólo eran tres y dio apenas para una tapita. Pero ya se sabe que lo bueno, si breve, dos veces bueno (y el que no se consuela es porque no quiere).

Ingredientes

Para cuatro personas

  • 12 puerros finos (o una cantidad equivalente en gruesos)
  • 2 huevos
  • 1/2 cebolla roja
  • 1 guindilla seca
  • 1/2 limón
  • 8 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 2 de vinagre rojo
  • Sal y pimienta negra

Preparación

Poner a hervir agua abundante con un puñado de sal. Limpiar bien los puerros desechando los extremos más verdes y las capas exteriores, y pasándolos bien por agua para que no tengan tierra. Cocerlos entre 10 y 15 minutos, dependiendo del grosor.

En un cazo pequeño, poner agua a hervir y cocer los huevos durante 8 minutos. Picar la cebolla fina y ponerla en un bol con el zumo de limón, para que pierda fuerza y no repita.

Pasar los puerros por agua fría, escurrir bien y reservar. Hacer lo mismo con los huevos, pelarlos y picarlos finos.

Mezclar en un bote que tenga tapa el aceite, el vinagre, la cebolla con el zumo de limón, la guindilla picada fina, sal y pimienta al gusto. Tapar y agitar bien para que emulsione.

Servir los puerros enteros o cortados a lo largo en mitades o cuartos dependiendo del grosor, con la vinagreta por encima.

Si son para aperitivo, también se pueden servir como pinchos, cortados en trozos más pequeños sobre una rebanada de pan tostado.

Esta misma vinagreta va muy bien con la remolacha cocida, o con las judías verdes.

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

2 Comentarios »

  • Mònica Escudero dijo:

    Los hice el jueves para cenar y no puedo parar de pensar en ellos. Deliciosísimos, creo que hoy repito…

  • Sopa de cebolla, tomillo y huevo escalfado | Ondakin dijo:

    [...] un solomillo o unas tostaditas con caviar no sean una delicia. Pero igual lo son unos buenos puerros a la vinagreta, un gazpacho, una tortilla de patatas o una tarta de cebolla, siempre que estén cocinados con [...]