Inicio » Recetas » Primeros » Ensaladas »

Ensalada de judías verdes, remolacha con sus hojas y queso de cabra

3 julio 2009 Sin comentarios Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo
remolacha-judias-verdes-queToda la vida desechando las hojas de la remolacha… y resulta que no sólo se pueden comer, sino que son una pequeña delicadeza. Mi hermano me había dicho que en Grecia se tomaban y que estaban buenísimas, pero yo no las había probado hasta que hice esta ensalada, adaptada del libro Delicias en bol. La forma y la textura de estas hojas pueden recordar un poco a la acelga, pero tienen un color morado mucho más bonito.

Para que la ensalada de remolacha, judías verdes y queso de cabra salga bien, recomiendo dos cosas: primero, vigilar bien el punto de cocción de las judías, y que no queden ni demasiado crujientes ni demasiado pasadas. Y segundo, que la vinagreta esté alegre, puesto que la remolacha es tan dulce y tan protagonista que hay que contrapesarla con un punto ácido y salado. Yo he puesto unas cantidades medias, pero no os cortéis si la queréis más potente añadiendo más limón o vinagre.

Ingredientes

Para cuatro personas

2 remolachas pequeñas con sus hojas

250 gr. de judías verdes

100 gr. de queso de cabra

20 gr. de alcaparras

1/2 limón

1 diente de ajo

1 cucharada de vinagre de Jerez

4 cucharadas de aceite de oliva virgen

Sal y pimienta recién molida

Preparación

Poner agua abundante a hervir. Cortar las hojas de la remolacha por la base. Lavar y cocer los bulbos sin cortar los extremos y sin pelar unos 30 minutos. Están hechas cuando un chuchillo entra fácilmente al pincharlas. Dejar que se enfríen. Pelar.

Mientras se cuecen, poner en agua hirviendo abundante las judías, y cocerlas entre 5 y 10 minutos (ir probando el punto de cocción). Sacarlas con una espumadera, pasar por agua muy fría y reservar.

En el mismo agua, escaldar un par de minutos las hojas de remolacha, pasar por agua muy fría y reservar.

Preparar la vinagreta mezclando las alcaparras picadas en grueso, el aceite, el vinagre y el zumo de medio limón, y salpimentarla generosamente. El ajo se puede sumar picadito, o si repite, sólo aplastarlo con el canto de un cuchillo y dejándolo en la vinagreta durante más de una hora y retirándolo después. Agitar bien para que emulsione.

Cortar la remolacha en trozos planos no uniformes, e ir poniéndolos en una fuente. Colocar encima las judías verdes, después las hojas de remolacha cortadas en grueso, y por último, espolvorear con el queso de cabra desmigado. Rociar con la vinagreta y servir.

Foto: Ainhoa Gomà

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

Los comentarios están cerrados.