Inicio » Recetas » Primeros » Sopas »

Sopa de tomate y pan

20 mayo 2009 Un comentario Por: Mikel Iturriaga Imprimir artículo
sopa-tomate-pan-albahacaDe los últimos platos que he hecho, uno de que más éxito ha tenido es la sopa de tomate y pan. No sé si porque es ultra-sabrosa, o porque en España no estamos muy acostumbrados a tomar sopas de tomate calientes, todo el mundo se queda muy sorprendido con ella. Además es facilísima y rápida de hacer, con lo que ha pasado ya al recetario habitual de casa.

La he cocinado en dos versiones. La primera, algo más trabajosa, se hace con tomate natural. Pero como en la mayor parte del año no hay forma de encontrar tomate maduro decente, la he hecho también con tomate de bote (no frito, sino entero y sin cocer). Y he de decir que el resultado es excelente, puesto que la cocción y la mezcla con el aceite de oliva, la albahaca, el pan y el vinagre balsámico le quitan el regusto ácido asqueroso que suele tener el tomate de fábrica. Por supuesto, si éste es de buena calidad, queda mejor.

Ingredientes

Para cuatro personas

1 kilo de tomate natural (puede ser de bote)

300 ml. de caldo de verduras

60 gramos de miga de pan seco

6 cucharadas de aceite de oliva virgen

2 dientes de ajo

2 cucharadas de azúcar

2 cucharadas de albahaca picada

1 cucharada de vinagre balsámico (de Módena)

40 gramos de piñones (opcional)

Sal y pimienta

Preparación

Pelar los tomates, y quitarles las pepitas y sobre todo el líquido (si son de lata, simplemente con aplastarlos sale todo junto), hasta dejar sólo la carne. Escurrirlos bien, picarlos y ponerlos en una cazuela con el caldo, dos cucharadas de aceite, los dientes de ajo aplastados, el azucar y una cucharada de albahaca. Llevarlo a hervir suavemente, y dejarlo a fuego lento media hora.

Añadir entonces el pan desmigado, e ir removiendo hasta que el caldo espese. Retirar del fuego y añadir el vinagre, el aceite restante y la otra cucharada de albahaca. Salpimentar, añadir algo más de azúcar si está muy ácido, y dejar reposar.

Cuando se vaya a tomar, retirar los dos dientes de ajo y calentar suave sin que hierva. Se puede servir con unos pocos piñones sobre cada plato, habiéndolos tostado antes ligeramente en una sartén con una gota de aceite.

Y como casi todas las sopas, está mejor de un día para otro.

Foto: Ainhoa Gomà

Comparte este artículo:
Publicidad:
 

Un comentario »

  • petra dijo:

    super fan de esta receta!!yo la he hecho dos veces!!!lo del tomate de bote es perfecto, la primera la hice con tomate natural y casi se me cae una pierna hasta que conseguí pelarlos y quitarles todas la pepitas!!!